Agendemos la Misa de Marzo

Agendemos la Misa de Marzo
Como siempre, en la PArroquia San Francusco

martes, 21 de diciembre de 2010

Taller sobre espiritus malos: PADRE SERGIO ROJAS EN LOS ANGELES.

Semana de Evangelización “Agua viva para ti”

(Desde el 09 al 16 de enero de 2011, Jesús quiere darte el Agua Viva de Su Amor Misericordioso y Fiel)

PREDICADOR INVITADO

PADRE SERGIO ROJAS Y SU EQUIPO.

PROGRAMA


LUNES 10 DE ENERO: Taller “El mundo espiritual”

19:00 horas, en Parroquia Perpetuo Socorro


MARTES 11 DE ENERO: Taller “Para crecer en la oración”

19:00 horas, en Parroquia Perpetuo Socorro


MIERCOLES 12 DE ENERO: “Misa y oración por los enfermos”

19:00 horas, en NACIMIENTO, gimnasio de la escuela “El Saber”


JUEVES 13 DE ENERO: Taller “Formación para servidores”.

19:00 horas, en Parroquia Perpetuo Socorro


VIERNES 14 DE ENERO: Taller de “autoconocimiento personal”

19:00 horas, en Parroquia Perpetuo Socorro


SABADO 15 DE ENERO: “Taller para enfrentar la ansiedad, la angustia y la depresión, desde una perspectiva psicológica y espiritual”

16:00 a 20:00 horas, en Parroquia Perpetuo Socorro, con inscripción previa


DOMINGO 16 DE ENERO: “RETIRO DE SANACIÓN”

09:00 a 20:00 horas, en Parroquia Perpetuo Socorro,

(Programa organizado por la Renovación Carismática de Los Ángeles, según el llamado del Documento de Aparecida, a anunciar el Reino de vida. Programa de evgelización bendecido por el Obispo de Valparaiso y de Los Ángeles. Evangelización con el poder del Espíritu Santo. )

lunes, 20 de diciembre de 2010

CELEBRANDO NAVIDAD EN EL GRUPO DE ORACIÓN

Marlene Vallejos y Carlos Moreno, intercambiando regalos.
(Pinche las fotos para ampliar)
Navidad en el Grupo de Oración Santa María.
ORACIÓN Y MUCHO AMOR.
Haciendo un alto en el frenesí de actividades pre navideñas, este grupo de hermanos y hermanas del grupo de oración de la Parroquia Santa María, de la ciudad de Los Ángeles, celebran la navidad en comunidad. Oración, intercambio de regalos, mucho amor, fue la tónica de la espiritual convivencia que se vivió el día lunes 20 de diciembre en esta comunidad
Se reunen todos los lunes, a las 20.00 horas.



La convivencia fraterna une los corazones. Como lo hacían los hermanos en los hechos de los apóstoles, reunidos en comunidad, compartimos el pan de la palabra, de la oración, y luego un delicioso coctel navideño.
Nos fuimos para nuestros hogares llenos del Amor de Dios y unidos en comunidad en Cristo



Como niños ante el Señor, los hermanos y hermanas abren sus regalos. Es el preludio de la fiesta de Navidad que viviremos, lo que se vivió en el grupo de oración de la Parroquia Santa María.

¡ESPERAMOS AL SEÑOR, QUE LLEGARÁ AL MUNDO EN UN HUMILDE PESEBRE. CON HUMILDAD, LE TRAEMOS SENCILLOS REGALOS A ESTE NIÑO JESÚS, EN LA PERSONA DE NUESTROS HERMANOS Y HERMANAS.!

sábado, 18 de diciembre de 2010

PLAN PASTORAL DIOCESANO 2011 DE LA DIOCESIS DE LOS ANGELES

El Padre Gustavo Avello, Sacerdote asesor de la RCC , y Patricio Pizarro,Coordinador, ambos de la Diócesis de Los Ángeles. Jornada diocesana convocada por el Obispo, realizada en la casa de retiros Adveniat, los días 13 y 14 de diciembre.

Analizando el Documento de Aparecida, y proyectandose para el año 2011.
El Plan Pastoral de la RCC estará marcado fuertemente por la Formación de líderes, capaces de entusiasmar a muchos, motivandolos a seguir a Cristo, en busca de una Vida Nueva. La primera actividad de la RCC será con el Padre Sergio Rojas, en enero, y seguiremos en marzo con una jornada de formación doctrinal dirigida por el Obispo, Monseñor Felipe Bacarrez
a.

Panorámica de la asamblea , en el marco del encuentro diocesano de dirigentes de todos los movimientos apostólicos de la Diócesis. En la foto, escuchando una exposición sobre el Documento de Aparecida.

Finalizó este encuentro Pastoral con la tradicional once con delicioso pan de pascua. Fue un momento muy valiosos para compartir, y para intercambiar ideas y vivencias.
¡Sigamos evangelizando con Poder de lo Alto!

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Monseñor Ricardo Ezzati, nombrado Arzobispo de Santiago


Benedicto XVI nombró arzobispo de Santiago de Chile al presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, monseñor Ricardi Ezzati Andrello, SDB, hasta ahora arzobispo de Concepción.

Sustituye en el cargo al cardenal Francisco Javier Errázuriz Ossa, ISP Sch., quien había presentado su renuncia por motivos de edad, comunicó este miércoles la Oficina de Información de la Santa Sede.

El cardenal Errázuriz actuará como administrador apostólico de la arquidiócesis de Santiago, mientras que monseñor Ezzati se mantiene como administrador diocesano de Concepción, hasta que tome posesión de su nuevo cargo episcopal, informó la arquidiócesis chilena.

Monseñor Ricardo Ezzati Andrello nació en Campiglia dei Berici (Vicenza, Italia) el 7 de enero de 1942.

En 1959 llegó a Chile e ingresó al noviciado de la congregación salesiana ubicado en Quilpué. Allí, el 31 de enero de 1961 emitió la primera profesión como religioso salesiano.

Estudió Filosofía y Pedagogía en el Instituto de la Congregación, afiliado a la Universidad Católica de Valparaíso. Desde 1964 a 1966 enseñó en el Liceo Camilo Ortúzar Montt, de Santiago.

Estudió Teología en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma. Posteriormente estudió un máster en Pedagogía Religiosa en la Universidad de Estrasburgo (Francia). También es profesor de Estado en Religión y Filosofía, por la Universidad Pontificia Católica de Valparaíso.

El 30 de diciembre de 1966, emitió la profesión perpetua como religioso salesiano, y el 18 de marzo de 1970 fue ordenado sacerdote.

Los años 1971 y 1972 desarrolló su misión pastoral en Valdivia, donde fue responsable de la pastoral del Instituto Salesiano.

Entre 1973 y 1977 se trasladó a Concepción, donde fue superior de la comunidad religiosa y rector del colegio salesiano de esa ciudad.

En 1978 regresó a Santiago, donde fue director del seminario mayor de la congregación, consejero provincial, profesor de Pastoral Fundamental en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia Católica de Chile, y miembro y director del Centro de Estudios y Experiencias Catequísticas.

En 1984 fue nombrado inspector provincial de los salesianos de Chile y elegido también vicepresidente de la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos y Religiosas de Chile (CONFERRE).

En 1991, fue llamado al Vaticano para colaborar con monseñor Francisco Javier Errázuriz en la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

El 28 de junio de 1996, Juan Pablo II lo nombró obispo de Valdivia y adoptó como lema episcopal Para evangelizar.

El 10 de julio de 2001, Juan Pablo II lo nombró obispo auxiliar de Santiago, donde también ejerció el cargo de vicario general de la arquidiócesis.

Tiene la nacionalidad chilena, otorgada por gracia especial por la presidenta de la República, a solicitud del Congreso Nacional.

El 27 de diciembre de 2006, Benedicto XVI lo nombró arzobispo de la arquidiócesis de la Santísima Concepción.

En 1997, participó en la asamblea especial del Sínodo de los Obispos para América, en el Vaticano. En 2007, participó en la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y el Caribe en Aparecida, Brasil.

En el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), ha sido miembro del Departamento de Vida Consagrada y actualmente es presidente del Departamento de Cultura y Educación.

El Papa Benedicto XVI le confió la Visita Apostólica a la Congregación de Los Legionarios de Cristo (2009-2010).

Ha ocupado varios cargos en la Conferencia Episcopal de Chile. Ha sido miembro de la Comisión Pastoral, donde ha presidido el Área Educación.

También ha formado parte de la Comisión episcopal de Seminarios, de Pastoral Vocacional y la Comisión Mixta Obispos-Superiores Mayores. Desde el año 2007 es miembro del Comité Permanente.

En noviembre de 2010 fue elegido presidente de la Conferencia Episcopal de Chile por un período de tres años.

sábado, 11 de diciembre de 2010

LA MÚSICA CARISMÁTICA EN LOS GRUPOS DE ORACIÓN: Enseñanza para Ministerios de Música


LA MUSICA QUE DERRIBA MURALLAS

Las Murallas de Jericó:

YAVHÉ dijo a Josué: "Mira, he puesto en tus manos a Jericó, a su rey, a todos sus guerreros. Marchad vosotros alrededor de la ciudad dando una vuelta en torno a ella. Así haréis por seis días: siete sacerdotes llevarán delante del Arca siete trompetas resonantes. Al séptimo día daréis siete vueltas. Los sacerdotes irán tocando las trompetas. Cuando ellos toquen repetidamente el cuerno potente y oigáis el sonar de las trompetas, todo el pueblo se pondrá a gritar fuertemente y las murallas de la ciudad se derrumbaran" Josué 6, 2-5.

Yahvé había hablado a su siervo y Josué obedeció. Durante seis días consecutivos, sus hombres habían paseado el Arca en torno a las murallas de la ciudad de Jericó. Al séptimo día emprendieron las siete vueltas finales, tal como les había sido ordenado.

Al ser informado de estas maniobras, el rey de Jericó se echó a reír con buen humor y manda un mensaje a Josué en el que se decía:

"¿Crees que vas a derribar mi ciudad con el viento de tus trompetas?" Los hebreos continuaron caminando alrededor de las murallas. Delante iban los sacerdotes abriendo camino; después seguía el Arca y más atrás iba el ejército hebreo. Mientras, en la ciudad de Jericó los niños se asomaban a las almenas y se divertían escupiendo sobre el Arca e imitando el sonar de las trompetas.

Cuando los hebreos comenzaron la cuarta vuelta, las mujeres de Jericó acudieron a sentarse entre las almenas para ver el espectáculo. Tiraban piedras a los hebreos, se mofaban de ellos y los insultaban.

Al iniciar los hebreos la quinta vuelta, los viejos y los tullidos de Jericó acudieron a verlos ya abuchearles, mientras dirigían los puños hacia ellos, más burlones que amenazadores. Sus gritos se mezclaban con el claro sonido de las trompetas.

A la sexta vuelta, el rey en persona subió a una torre de granito tan alta que las águilas construían en ella sus nidos y tan dura que los rayos no podían hacer mella en sus piedras.

El rey, divertido, reía a mandíbula batiente y entre lágrimas de regocijo, gritó: ¡Qué buenos músicos son estos hebreos!

A su alrededor reían los Ancianos del Consejo y los oficiales y los nobles...

A la séptima vuelta, las murallas se derrumbaron.


Rol de la Música:

La música ha tenido - y tiene- un papel importante en toda civilización. Es una de las grandes actividades humanas; para muchos, la más bella. Pero, ante todo y sobre todo la música es un don de Dios. Porque "todo don perfecto viene de lo alto, del Padre de las luces" (Sant 1, 17). Es Dios quien "da cánticos en la noche" (Job 8,21). Fue el Señor quien ordenó a Moisés escribir un cántico y enseñárselo a todo el pueblo de Israel (Deut 31, 1 9 y ss), quien puso en la boca de David un cántico nuevo (Sal 40, 2) y quien inspiró a los salmistas la orden "¡Cantad al Señor!" que nos repiten en casi 30 ocasiones. En la lista de los dones del Espíritu que edifican la Comunidad (l Cor 14,26), el primero tiene mucho que ve, - con la música- "cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene un Salmo..."

Muchos cristianos nunca han sido conscientes de esto: la música es un precioso don de Dios. Otros no se han atrevido a abrir el regalo, examinarlo y ver para qué lo podían utilizar. Hay algunos que sí valoran este don pero lo utilizan únicamente para su satisfacción personal... ¿Cómo descubrir el verdadero sentido que Dios quiere dar a la música en nuestra vida y en nuestra fe, tanto en el plano personal como en el comunitario?


La Música en la Renovación Carismática

En la Renovación Carismática, el Señor nos regala el don de la música y el canto como un precioso carisma de oración y evangelización, que construye la comunidad siendo cauce del Amor de Dios y de la alabanza de su Gloria. La música es un gran tesoro que el mismo Dios pone en nuestras manos y que se hace canal; canal maravilloso por donde corre su agua viva. El canto en la Renovación Carismática no es una evasión ni - por supuesto- una distracción. Y tampoco se puede reducir a una cuestión de gusto, técnica o talento natural. En los grupos carismáticos de oración el canto nace del Espíritu, manifiesta la gloria de Dios y coopera en la salvación de los hombres.

Cantar en el Espíritu es cantar más con el corazón que con la voz. Es expresar el amor de Dios que "ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado". Es un canto nuevo que surge de hombres y mujeres nuevas, renovados y renovadas por el poder de la Sangre de Jesús, por el poder de su muerte y resurrección. Cantar y tocar para el Señor de este modo supone ser dóciles al Espíritu Santo, entregando a Dios todo el corazón, aceptando vivir y actuar en el Señorío de Cristo.

Cantar a Dios no es ofrecerle nuestro canto sino ofrecerle nuestro corazón. En el canto Dios manifiesta su poder, y nosotros nos entregamos a Él. El canto es así un signo, un puente, una señal de amor entre Dios y nosotros. Dios nos une a Él, nos da su Espíritu de Amor, y en Él podemos amarnos los unos a los otros. Cantamos desde lo profundo de nuestro ser, desde ahí dentro, Dios - que habita en nosotros- se une a nuestro espíritu. Cantamos en la presencia de Dios, ungidos por esta presencia.

Cuando se canta en el Espíritu, Dios se entrega en el canto. Dios actúa con poder, transformándonos. Manifiesta su voluntad, su corrección, su ternura, su consuelo... su Gloria.


El Verdadero Sentido de la Música en la Renovación Carismática:

En la Renovación Carismática, la música no tiene sentido en sí misma. La música es oración, ése es su sentido primordial: Don maravilloso de nuestro Dios que primero construye el acueducto y, luego, hace correr por él - hasta los confines de la tierra- su Agua Viva.

Canto nuevo, música ungida... el carisma de la música y el canto es un don - entre los múltiples y variados que el Señor nos regala- para enriquecer y construir la comunidad. La música tiene pues su papel importante en toda celebración litúrgica o en cualquier reunión de oración. Pero no debemos olvidar qué es lo esencial en una reunión de cristianos: "la enseñanza de los apóstoles, la comunión fraterna, la fracción del pan y las oraciones" (Hch 2,42). La música es servidora, no dueña; servidora de la palabra, de la Oración, de la Comunión... no la dejemos usurpar un lugar que no le corresponde. Estemos atentos para rechazar toda idolatría.


LA Música ES CANAL, NO FUENTE.

Dice Teilhard de Chardin que la música nos aporta "el sentimiento de una gran presencia". Podríamos señalar cuatro aspectos en los que este carisma construye, ayuda, sirve a una comunidad orante:

1°,- Nos une en la alabanza y la adoración.

2°,- Nos abre y nos predispone a la escucha.

3°,- Nos facilita a todos la posibilidad de expresar actitudes interiores, experiencias espirituales (a veces mucho mejor que con palabras).

4°,- Nos enseña verdades espirituales y las graba en nuestra mente y nuestro corazón.

Si la música es un don de Dios, ningún cristiano puede despreciarla o desinteresarse de ella. Puesto que este don se compone de distintos elementos, valoremos cada uno de ellos como regalo de nuestro Padre.


Ritmo, Melodía y Armonía.

I. Ritmo

Aceptar el ritmo como un regalo de Dios quiere decir, en primer lugar, aceptar cantos con toda clase de ritmos - incluso si son nuevos para nosotros -. En la creación de Dios no hay uniformidad. Si todos nuestros cantos tienen un ritmo parecido o - lo que es peor- nosotros los cantamos con un ritmo parecido, no estamos reflejando la infinita riqueza de nuestro creador y la variedad de todo lo que sale de su mano.

Actualmente se emplean muchos ritmos sincopados, se acentúan los tiempos débiles... y muchos hermanos y hermanas se "despistan" o se cierran considerándose incapaces de aprender y cantar estas novedades. Sin embargo son una riqueza dada por el mismo Dios que inspiró otros cantos más tradicionales; si Él nos da una mente abierta y un poco de paciencia podemos aprenderlos correctamente y compartir esta riqueza. En el tiempo dedicado a ensayo de cantos que debe haber antes de una celebración y oración común, acostumbrarnos al ritmo del canto debe ser lo primero, puesto que normalmente es lo más difícil. Para ello, antes de cantar la melodía, podemos marcar el ritmo al mismo tiempo que decimos la letra.

2. Melodía

La inmensa mayoría de nuestras melodías están formadas por sólo diez notas. Es Dios quien nos ha dado esta riqueza impresionante de cantos, resultado de las casi infinitas combinaciones hechas con esas diez notas. Las experiencias, vivencias, intuiciones, profecías, palabras inspiradas de hermanos y hermanas de todo el mundo y de todas la épocas, expresadas a través de la música son un tesoro inmenso que todos podemos compartir.

Para ello es clave entrar en la intimidad de una melodía para poder comprender y, si es posible, vivir lo que el compositor o la compositora querían expresar. Captar el sentimiento o intuición fundamentales de un canto y sus matices a través de su melodía.

3. Armonía

Ha sido Dios quien ha creado la diversidad de voces: voces masculinas o femeninas, tenores o bajos, sopranos o contraltos. El canto a varias voces es un reflejo del misterio de Dios y de un plan para nosotros como Iglesia: Unidad en la diversidad. Si cada uno y cada una contribuimos al canto colectivo según las características de la voz que el Señor nos ha dado, cantaremos mejor, armoniosamente, sin dañar ni cansar innecesariamente nuestra garganta, y el resultado reflejará mucho mejor la multiforme sabiduría de Dios.


¿Como Cantar?

Cinco reglas en relación a este don del canto:

1° Que todos canten.

2° Cantad alegremente y con ánimo.

3° Cantad humildemente, para cantar unidos y en armonía.

4° Cantad al mismo ritmo.

5° Sobre todo: Cantad espiritualmente. Dirigid vuestra mirada a Dios en cada una de las palabras que cantéis. Procurad agradar a Dios más que a vosotros mismos o que a cualquier otra criatura. Para ello, centraos sólo en lo que estáis cantando y velad para que vuestros corazones no se aparten de Él a causa de la música, sino que a través de ella sean constantemente ofrecidos a Dios. ¡Este es el canto que el Señor aprueba!

Este último punto resumiría también toda la doctrina de los padres de la Iglesia: Cantar con el corazón, ésta es la actitud fundamental para cantarle al Señor.

Para San Agustín, "si queremos dar Gloria a Dios, necesitamos ser nosotros mismos los que cantamos, no sea que nuestra vida tenga que atestiguar contra nuestra lengua. Sólo se puede cantar a Dios con el corazón cuando nos hemos rendido a Él, esto es, hemos aceptado su plan de salvación y buscamos su voluntad, tomando en serio su Palabra, cuando lo amamos. Bien se dice que el cantar es propio del que ama; pues la voz del que canta no ha de ser otra que el Fervor del Amor". Por eso agrega San Juan Crisóstomo: "A Dios se le ha de cantar, más que con la voz, con el Espíritu resonando hacia adentro. Así cantamos no a los hombres sino a Dios, que puede oír nuestros corazones y penetrar en los silencios de nuestro espíritu". En expresión de San Jerónimo "el siervo de Cristo cante de tal forma que no se goce en la voz sino en las palabras que canta". Para ello, dice San Basilio, "que la mente conozca y comprenda el sentido de las palabras cantadas, para que cantes con la lengua y cantes también con tu espíritu".

(Nuevo Pentecostés, Nº 47)

sábado, 4 de diciembre de 2010

QUIERES ASISTIR A UN RETIRO CARISMÁTICO EN SANTIAGO?. AQUI ESTÁ TU RETIRO

Parte del equipo de Encuentro con Jesús



“ENCUENTRO CON JESÚS”

Retiro de Sanación Interior

28,29 y 30 de Enero 2011

Casa del Espíritu Santo, Tomás Moro 413—Las Condes

Valor $34.000

Inscripción previo depósito $15.000

Cupos Limitados.


Información y reserva:

Maité Bazán: 02 9341635 09 0788610

Bernardo Barrera: 2392269

Cta. Nº 82-05573-05 Bco. Scotiabank.

Hernán Veas: 2372660

Cta.Ahorro Nº 31715948752 Bco.Estado

viernes, 3 de diciembre de 2010

ÚLTIMA MISA DE SANACIÓN DEL AÑO. ¡PARTICIPA!

Foto de archivo: Servidores en encuentro de formación.

ÚLTIMA MISA DE SANACIÓN DEL AÑO. ¡PARTICIPA!

Este domingo 05 de diciembre viviremos la última Misa y Oración por los Enfermos.

Como saben, cada mes celebramos esta hermoso encuentro con Jesús Eucaristía, y vivimos profundos momento de sanación. Los testimonios han sido muy hermosos, y le damos gracias a Dios por su Misericordia y Amor.

La Renovación Carismática de la Diócesis de Los Ángeles te llama a integrarte a este encuentro con el Amor fecundo del Señor.

Como es costumbre, la Misa se realizará en la Parroquia de San Francisco, en el centro de la ciudad de Los Ángeles, a las 15,45 horas.
¡Dios nos Bendiga a todos, en este mes Bendito en que finalizamos el Mes de María y nos preparamos para la Navidad!

lunes, 29 de noviembre de 2010

¡ ESTAMOS EN TIEMPO DE ADVIENTO!


"Una voz grita en el desierto:
Preparad el camino al Señor, allanad sus senderos." Mc 1,3

El Adviento es un tiempo cuyo nombre (adventus) significa “venida”. Al revivir la espera gozosa del Mesías en su Encarnación, preparamos el Regreso del Señor al fin de los tiempos : Vino, Viene, Volverá.

“El tiempo del Adviento tiene dos características: es a la vez un tiempo de preparación a las solemnidades de Navidad en que se conmemora la primera Venida de Hijo de Dios entre los hombres, y un tiempo en el cual, mediante esta celebración, la fe se dirige a esperar la segunda Venida de Cristo al fin de los tiempos.

Por estos dos motivos, el Adviento se presenta como un tiempo de piadosa y alegre esperanza”
(Calendario Romano n.39)

El adviento, un tiempo para vivir y celebrar, bajo el signo de “encuentro” entre un Dios que viene al encuentro del hombre, y el hombre en busca de Dios. Los hombres desean la paz, aspiran a la justicia y la libertad, sueñan felicidad. Desde siempre. De generación en generación, de año en año, a través de los siglos, se prolongan estos anhelos frecuentemente decepcionados. En estos llamados y búsquedas de los hombres se expresan las promesas de Dios. La historia de Israel, el pueblo de Dios, es el signo de estas promesas y revelan su realización, conduce a Cristo Jesús y nos lo da. Con los deseos y los anhelos de los hombres, la Iglesia, hoy, hace su oración. Nos asegura que Dios cumple sus promesas. En pos del profeta Isaías, con las palabras vigorosas de Juan Bautista, no dice, como la Virgen María que hay que acoger a Cristo. El Adviento: re-encontrar, en el fondo de sí mismo, todo lo que puede ser salvado; volverse hacia Cristo, que vendrá un día en su gloria, pero que ya está y nos espera. Volverse hacia Cristo es lo que llamamos “Convertirse”. El Adviento es tiempo de conversión. Y tiempo de espera.

lunes, 22 de noviembre de 2010

CÓMO PUEDO DIRIGIR UN GRUPO DE ORACIÓN CARISMATICO?

Luis, de Los Ángeles, y Fernando, de nacimiento: Servidores de Grupos de Oración.

Modelo de Grupo de Oración

Alabanzas

Bienvenida

Alabanzas

Oración de Perdón (Oración para perdonar)

Oración de Entrega

Oración de Acción de Gracias

Alabanzas

Canto al Espíritu Santo

Invocación al Espíritu Santo

Momento de Silencio

Oración de Sanación Interior y Física

Oración de Petición

Lectura de la Palabra de Dios

Orar la Palabra de Dios

Finaliza con una oración a María nuestra Madre

Saludo de la Paz


Debemos ser dóciles al Espíritu Santo. Este orden no es estricto sino un modelo de oración comunitaria fundada en la liturgia de la Santa Misa.


Lo importante es que en cada momento de oración todos participen enseñándoles la importancia como fuente de sanación y bendición que es realizarlas cada una con un corazón sincero y humilde.


Podemos dar inicio a cada momento de oración tomando un texto de la palabra de Dios (Que es viva y eficaz) que nos hable del perdón, del dar gracias, Etc.


El día que nos toque dirigir el grupo es necesario rendirnos plenamente al ministerio del Espíritu Santo, pidiendo a Jesús que nos cubra con su sangre, pidiéndole que nos de los carismas y dones necesarios para servirlo en los hermanos para su gloria, sabiendo que el siempre actúa con poder y gracia si somos dóciles a su presencia, y obedientes a sus mandamientos.


Nuestra confianza esta en sus promesas y nuestra mirada en su misericordia

Recuerda que, como dice San Pablo,no hay Ministerio mas glorioso que llevar a Jesús al corazón de aquellos que no lo conocen
(Tomado de la Página amiga: www.lomasdezamora.cl)

viernes, 19 de noviembre de 2010

CELEBREMOS A CRISTO REY EN NUESTRO CORAZÓN

(Pinche para agrandar)
Foto de la RCC de Los Ángeles, Alabando a Su Señor

Celebremos al Señor con alabanzas, con fuego en el corazón. ¡Dejemos al Señor que sea el Rey en nuestra vida, en nuestro hogar, en nuestro cuerpo, alma y Espíritu!. ¡Dejemos que el Espíritu Santo nos guíe a servir a ese Rey, cuyo Reino es Eterno.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“Yo soy Rey”

Esta fue la respuesta rotunda de Jesús a Pilato. Aunque la respuesta completa fue ésta:Pero mi reino no es de aquí”.
Pero si el reino de Jesucristo no es de este mundo, se inicia y realiza germinalmente ya en este mundo. Es verdad que sólo al final de los tiempos y tras el juicio final alcanzará su plenitud definitiva, pues sólo entonces triunfará definitivamente del demonio, el pecado, el dolor y la muerte.
Pero ya ahora, “el reino instaurado por Jesucristo actúa como fermento y signo de salvación para construir un mundo más justo, más fraterno, más solidario, inspirado en los valores evangélicos de la esperanza y de la bienaventuranza, a la que todos estamos llamados” (JUAN PABLO II.) Los santos –únicos que se han tomado en serio su reinado- han sido grandes sembradores de comprensión, justicia, amor y la paz siempre y en todas partes. ¡Pobre tierra esta nuestra sin su acción y la de los demás seguidores de Jesús!. A pesar de sus debilidades y pecados.


“Jesucristo es Rey que hace reyes a sus seguidores coronándolos en el cielo.” (San Buenaventura)

domingo, 14 de noviembre de 2010

¡¡¡EL REINO DE DIOS FUNCIONA!!!: CRONICA DEL RETIRO EN LOS ANGELES

(Pinche las fotos para ampliar)
Hermano GustavoTorres, y su Esposa Kelly, predicando sobre el Reino de Dios


EL REINO DE DIOS FUNCIONA . CRÓNICA DEL RETIRO " ESPÍRITU SANTO, MUESTRAME TU ROSTRO"


¡Claro que funciona, pero siempre y cuando sea bajo sus preceptos y según los mandamientos de Dios!
Somos seres complejos y frágiles en nuestra maravillosa constitución, compuesta de cuerpo, alma y Espíritu. ¡Fácilmente resultamos dañados en el transcurso de la vida y los miles de acontecimientos cotidianos que nos toca vivir cada día!. Lo curioso y lamentable es que nos dedicamos con devoción a cuidar nuestro cuerpo físico, a alimentarlo y mantenerlo lo más hermoso posible, y descuidamos nuestro cuerpo Espiritual. Estamos ciegos y sordos espiritualmente, o con miopía y sordera parcial, y languidecemos desnutridos porque no oramos ni participamos frecuentemente de los Sacramentos, y vivimos allegados al mundo y sus tentaciones.
¿Podrá funcionar el Reino de Dios en nosotros ante esta situación? No. Pues el Reino de Dios funciona bajo sus preceptos y bajo los mandamientos de la Ley de Dios.
¡Alimentemos nuestro cuerpo espiritual: Cortemos las ataduras del enemigo, oremos, frecuentemos la Eucaristía y la Confesión.....sigamos un camino de Conversión bajo el poder del Espíritu santo! ¡Derribemos los muros de soberbia que no dejan entrar la humildad a nuestro ser, para que podamos ser como niños ante Dios!


Patricio Pizarro, Hermano Coordinador de la RCC de Los Ángeles, junto con la asamblea, oran para que el Señor ilumine a los Misioneros con las luces del Espíritu Santo en este fuerte, formativo, bíblico y vivencial retiro carismático.

Coordinadores Diocesanos de Concepción:Nuestro Hermano David, con su esposa y el regalón de la Familia, posan para la página, luego de vivir el retiro. Invitaron a los hermanos y hermanas a participar de la Vigilia de Cristo Rey en Concepción, y a unirse como RCC.¡Hermosas palabras que nos llaman a unirnos para luchar por el Reino de Dios! ¡Bendiciones Hermanitos!

Al levantar los brazos al cielo, estamos tocando una realidad del mundo espiritual. Las bendiciones llegan cuando alabamos a Dios alzando los brazos. ¡Cuánto más cuando nos arrodillamos o cuando nos postramos! Ningún gesto de oración es vacío de sentido. El cuerpo todo se puede convertir en un instrumento de alabanza y adoración, que hace descender las bendiciones del cielo.

Cuando el Pueblo alaba a Dios, suceden cosas.......David, David danzaba....¡Y nosotros también, pues la unción,. Dios mismo, estaba allí presente, tocando, restaurando sanando, convirtiendo, haciendo descender el Reino

La vida espiritual tiene sus códigos. Nuestro ser espiritual necesita alimentarse. Debemos sanar también y cortar el pecado que habita en nosotros, y las consecuencias del pecado de nuestros antepasados. En pecado fue concebido dice el Rey David, y también nosotros cargamos con el peso del dolor, la iniquidad y la desnutrición espiritual de nuestras generaciones antiguas. También debemos cortar esa herencia de pecado en nuestros hijos....¡hermoso tema!!!....



EN SUMA: ¡¡¡¡¡¡¡EL REINO DE DIOS FUNCIONA!!!!!!!! PERO TIENES QUE SEGUIR SUS PRECEPTOS, DADOS POR UN DIOS LLENO DE MISERICORDIA, QUE TE ESTÁ ESPERANDO.!

si mi pueblo, que lleva mi *nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra.2 CRÓNICAS, 7,14)

lunes, 8 de noviembre de 2010

INVITACION A RETIRO CARISMATICO "ESPIRITU SANTO, MUESTRAME TU ROSTRO"


13 y 14 DE NOVIEMBRE, DE 09,30 A 18.00 HORAS, EN LA PARROQUIA DEL PERPETUO SOCORRO. ENTRADA POR CALLE COLÓN.

Esta invitación es para ti, que ya tienes vida nueva, y también para ti, que sientes que "necesitas algo más para tu vida"

¡Los Esperamos!

domingo, 24 de octubre de 2010

"YO VOY A TODOS LOS GRUPOS DE ORACION: ASI CREZCO" ¿ESTÁ BIEN ESTO?

Nuestros Servidores se forman para Crecer

TURISMO CARISMÁTICO

El Padre Jacques Custeau es uno de los líderes de la Renovación Carismática en Canadá. Por su interés reproducimos aquí algunas de sus reflexiones sobre lo que él llama "turismo carismático”:

-Es importante pertenecer a un grupo de oración, y yo creo que una persona puede pertenecer realmente sólo a un grupo. Ocasionalmente y para variar un poco puede ser bueno ir y orar con otro grupo o aprender cómo otros efectúan sus reuniones. Pero esto ocurriría sólo en contadas ocasiones y el resto del tiempo deberá ir a su propio grupo para orar.

El crecimiento espiritual está conectado íntimamente con el pertenecer a un grupo de oración. Es allí donde llegamos a conocer a nuestros hermanos y hermanas. Con ellos podremos sobrellevar las cosas buenas y malas que nos ocurran. El pertenecer a un mismo grupo también nos capacita para recibir enseñanzas constantes que nos fortalecerán entre nosotros para poder progresar espiritualmente. Añadiremos también que conociéndonos unos a otros podremos ejercitar la corrección fraterna cuando sea necesario, lo que nos ayudará a avanzar más.

Echar raíces en un solo grupo es también señal de que la persona ha pasado ya su época de simple consumidor. Con mucha frecuencia las personas que circulan de un grupo a otro sin echar raíces en ninguno son las que sólo desean recibir sin dar. El decidir pertenecer a un grupo particular significa aceptar que tenemos nuestra parte de responsabilidad en ese grupo y por la gente en el grupo, y aun fuera de las reuniones de oración.

El turismo carismático también puede ser indicio de dos tentaciones muy sutiles:La primera es sensacionalismo que aun sin darse cuenta, la persona busca grupos con el deseo de ver milagros. Es importante recordar lo que el P. O'Connor escribió en su libro: "La Renovación Carismática: su origen y perspectiva": “Un momento de oración profunda tiene un valor infinitamente mayor que el espectacular milagro o la más sorprendente profecía. La verdadera oración, en efecto, es la unión vital con Dios. Esto es lo que los carismas nos ayudan a lograr”.

La segunda tentación es la de escapar. La participación en los grupos de oración puede volverse una excusa para escapar de situaciones familiares o de la comunidad que preferimos evadir. Sería muy apropiado preguntar a las personas que van de una reunión a otra: "¿De qué están escapando ustedes?" "¿Qué es lo que anda mal en sus casas o en sus comunidades? Si su oración es un escape o pretexto para descuidar sus obligaciones ¿creen que las oraciones van a ser agradables a Dios? El P. O'Connor también dice: "Puede suceder, desde luego, que la oración se convierta en una excusa para descuidar otras responsabilidades. Pero entonces deja de ser oración auténtica: no es más que apariencia externa que se convierte en hipocresía". (De ICO Newsletter. vol. 2. n." 1).


HERMANO, HERMANA: ES BUENO QUE PERSEVERES EN UN GRUPO DE ORACIÓN.

lunes, 11 de octubre de 2010

APRENDAMOS A PEDIR EN ORACION...LA ORACIÓN SIGUE SIENDO PODEROSA

Foto de los encuentros carismaticos de agosto en Los Angeles

NORMAS DE LA ORACION DE PETICION


A pesar de la simplicidad de las palabras expresadas por el Señor Jesús sobre la oración de petición, es de vital importancia que conozcamos algunas normas o reglas sin las cuales nuestra oración se hace intrascendente y pierde toda su efectividad y valor.

Nos dice el Apóstol Santiago: “No tenéis, porque no pedís” (Santiago 4,2).

En estas cinco palabras encontramos un importante mensaje de Dios. Dos de las palabras son de una sola sílaba, y, por cierto, son en realidad la misma palabra. Los dos verbos usados en ella son los más frecuentes, probablemente en nuestra lengua: tener y pedir. En cuanto a “porque” no hay que decir que es una de las palabras más comunes. Y este mensaje, al parecer corto y corriente, contiene un poder que ha transformado muchas vidas, y ha hecho de obreros ineficaces poderosos adalides del poder divino.

Se encuentran estas cinco palabras en Santiago 4,2 formando parte del final del versículo: “Combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís”.

Estas cinco palabras contienen el secreto de la pobreza y la impotencia del cristiano

corriente, del presbítero o del religioso(a) corriente, de la Iglesia corriente.

- “Por qué -pregunta más de un creyente- hago tan pocos progresos en mi vida espiritual?

Por qué tengo tan pocas victorias sobre el pecado?

Por qué crezco tan lentamente en mi semejanza al Señor Jesucristo?

Por qué vivo lleno de angustia, de desilusión, de temores?

Y Dios nos contesta con las palabras de nuestro texto: “porque olvidáis la Oración. No tienes porque no pides”.

- “Por qué -se pregunta más de un sacerdote o un religioso(a)- veo tan poco fruto en mi ministerio?

Por qué hay tan pocas conversiones verdaderas?

Por qué reciben mis feligreses una ayuda tan paupérrima de mi presbiterado, y son tan poco edificados en el conocimiento y vida cristiana?

Por qué hay tan pocas obras en mi vida religiosa?

Por qué no soy capaz de vivir lo que predico o lo que enseño?

Y otra vez el Señor contesta: “porque olvidáis la oración. No tienes porque no pides.”

- Por qué -se pregunta la Iglesia- la Iglesia instituida por Jesucristo hace unos progresos tan lentos en el mundo de hoy en día?

Por qué tiene tan poco poder contra el pecado, la incredulidad y el error en todas sus formas?

Por qué gana tan pocas victorias contra el demonio, el mundo y la carne?

Por qué el miembro normal de la Iglesia vive en un plano de espiritualidad tan bajo?

Por qué el Señor Jesucristo no recibe la honra, la gloria y la alabanza que debiera recibir de la Iglesia de hoy?

Y otra vez el Señor contesta: “Porque olvidáis la oración. No tienes porque no pides.”

Cuando leemos la historia de la Iglesia primitiva, según nos lo cuenta San Lucas (inspirado por el Espíritu Santo) en los Hechos de los Apóstoles, qué es lo que encontramos? Encontramos una historia de victorias constantes, de progreso continuo. Leemos, por ejemplo:

“Alababan a Dios y gozaban de la simpatía de todo el pueblo. El Señor agregaba cada día a la comunidad a los que se habían de salvar.” (Hechos 2,47).

“Sin embargo, muchos de los que oyeron la Palabra creyeron; y el número de hombres llegó a unos cinco mil” (Hechos 4,4).

“Los creyentes cada vez en número mayor se adherían al Señor, una multitud de hombres y mujeres” (Hechos 5,14).

La Palabra de Dios iba creciendo; en Jerusalén se multiplicó considerablemente el número de los discípulos, y multitud de sacerdotes iban aceptando la fe” (Hechos 6,7).

Y así, capítulo por capítulo, siempre encontramos la misma nota de victoria.

Pero cuán diferente es la historia de la iglesia presentada aquí, a la Iglesia que se vive hoy en día. Por qué esta diferencia?. Muchos van a contestar: “porque hay mucha oposición hoy”, pero se olvidan que también había oposición entonces, y más decidida, más acérrima, más persistente en relación a la que tenemos hoy.

Normalmente hoy no nos matan porque decimos que somos cristianos. Y ante estos acontecimientos la Iglesia primitiva no se amilanaba, superaba todos los obstáculos, arrollaba todos los enemigos, y avanzaba siempre victoriosa, desde Jerusalén a Roma, frente al paganismo y la incredulidad.

Repetimos la pregunta: por qué?. Si volvemos a los capítulos a los que nos hemos referido hallaremos la respuesta.

Leamos, por ejemplo, en Hechos 2,42: “Acudían asiduamente a la enseñanza de los Apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones”. Esta es una descripción breve, pero muy elocuente de lo que era la Iglesia primitiva.

Era una Iglesia que oraba, pero no de vez en cuando, sino que oraban “asiduamente”. Oraban todos, no unos pocos, sino todos los miembros de la Iglesia; oraban asiduamente y de modo decidido. “Se dedicaban asiduamente a la oración”, como vemos en el capítulo 6,4.

!Se entregaban a la oración, se puede traducir de la palabra griega.! Esta es la realidad de un verdadero ministerio apostólico: darse a la oración continuamente.

!Una Iglesia que oraba y pastores que oraban! Una Iglesia así y un pastorado así tiene que conseguir resultados. Siguen impertérritos, arrostrando al enemigo, como en realidad hacían los Apóstoles. ¡Esto podríamos hacerlo también hoy!.

No hay nada en la Iglesia de hoy, y en el ministerio de hoy, y por qué no decirlo claro, en que usted y yo, nos hayamos alejado del modo más lamentable de la Iglesia Apostólica que en el aspecto de la oración. NO VIVIMOS UNA VIDA DE ORACION.

Una gran mayoría de los miembros de nuestra Iglesia hoy día ni aún creen, teológicamente, en la eficacia de la oración, les parece imposible que se hagan efectivas las promesas del Señor Jesús, es decir, NO CREEN QUE LA ORACION HAYA DE CONSEGUIR ALGO DISTINTO DE LO QUE OCURRIRIA SIN LA ORACION. Creen que la oración tiene, de pronto, algunos beneficios, pero que estos son de carácter subjetivo (para muchos intelectuales y científicos de la palabra, es solo cuestión de sugestión): que da solaz al alma, que despierta fuerzas inconscientes, etc., pero eso es todo.

No vivimos en una época de oración, sino de ajetreo, de actividad, de movimiento, de técnicas, de ciencia, de planes y estrategias, vivimos una época en que debemos descubrir y comprobar en los laboratorios la existencia de Dios y todos los fenómenos que están a su alrededor, una época en que el hombre solo tiene confianza en sí mismo para conseguir las cosas y cree no necesitar de Dios, porque es inteligente, porque ha estudiado, porque es creativo, olvidándose que todo lo que tenemos nos lo ha dado Dios.

Creemos en la organización humana, en la ciencia, en los descubrimientos modernos, en la tecnología, en la palabra y los argumentos de los hombres, pero en lo que se refiere a las cosas de Dios, esto sirve de poco, sino es que sirve de nada.

Creo que se podría decir perfectamente que la Iglesia de Cristo nunca en su historia estuvo tan llena de personas expertas y estuvo mejor organizada que hoy.

Nuestra maquinaria eclesiástica es maravillosa, perfecta si se quiere decir; pero, por desgracia, esta maquinaria carece de poder; y cuando las cosas van mal, en vez de acudir a la verdadera causa de nuestro fracaso, nuestro descuido de Dios, la falta de una verdadera y eficaz Evangelización y el fallo en pedirle poder, buscamos la manera de nombrar otro comité u organización, de añadir una nueva rueda al engranaje, y ya hay demasiadas ruedas en nuestra maquinaria.

Lo que necesitamos no es una nueva organización, ni una nueva rueda, sino dejar entrar “EL ESPIRITU DE VIDA”, dejar que el Espíritu de Dios, que todo lo transforma, impregne y transforme con su fuerza y su poder todos los estamentos y principalmente la vida de todos los que de una u otra manera tienen que ver con la transmisión del mensaje de Dios, del anuncio de la Buena Nueva.

Cuando los hombres se lanzan hoy al campo de la oración y llenan las condiciones requeridas, LA ORACION TIENE EL MISMO PODER QUE EN TODOS LOS TIEMPOS.

Dios no ha cambiado, es el mismo ayer, hoy y siempre, su oído es tan fino como antes para percibir el sonido de la oración verdadera; su mano alcanza donde alcanzaba antes y tiene el mismo poder para salvar: “Mirad, no es demasiado corta la mano de Yahvé para salvar, ni es duro su oído para oír, sino que vuestras faltas os separaron a vosotros de vuestro Dios, y vuestros pecados le hicieron esconder su rostro de vosotros para no oír” (Isaías 59,1-2).

La oración es la llave que abre las cerraduras de los depósitos de la gracia y poder infinito de Dios. Todo lo que Dios es, todo lo que Dios tiene, está a nuestra disposición por medio de la oración, pero debemos usar esta llave.

La oración puede hacerlo todo, es el poder más grande que el Señor ha colocado a nuestra disposición.

La oración puede, por la acción del Espíritu Santo, transformarlo todo, hacer una nueva creación en cada hombre, puede transformar la tristeza en alegría, el llanto en risa, la escasez en abundancia, el temor en fortaleza, la desesperanza en esperanza, la enfermedad en salud, la opresión en libertad; la muerte en vida que ocasiona el pecado y el mal, en la paz, el amor y la vida eterna.

Muchas personas creen que oran, por la cantidad de rezos que realizan cada día, por la cantidad de novenas que practican, por la cantidad de velones o veladoras que prenden, por las misas a que asisten, por las ceremonias religiosas que frecuentan, en fin, por una religiosidad que practican, pero en todo lo que hacen no pueden centrar su pensamiento y mucho menos su corazón.

Están orando y pensando en todos los problemas que los aquejan, en las necesidades que tienen, en las dolencias que padecen, en los proyectos que desean realizar, en las tribulaciones por las que están pasando, en fin, son incapaces de colocarse verdaderamente ante la presencia de Dios y mucho menos abandonarse en sus manos y entregarle toda la problemática de su vida. En realidad lo que estas personas hacen es “pensar-meditar”, no orar.

Una gran mayoría de personas no aprenden nunca a orar, porque nunca han aprendido a hacer un uso eficaz de la oración de petición. La mano extendida en actitud de súplica obtiene lo que no es capaz de lograr la mano apretada contra la frente en actitud pensante.