martes, 6 de diciembre de 2016

SEMANA DE SANACION Y LIBERACION EN LA DIOCESIS. INVITACIÓN

El Padre Sergio Rojas, Sacerdote de Valparaiso, vendrá a Los Angeles el día 05 de enero, hasta el 12 de nero de 2017. Será una semana de evangelización con Misas de Sanación, y variados talleres de espiritualidad y posicología. El PAdre Sergio se caracteriza por su Don de Sanación y su apertura a la Corriente de Gracia de la Renovación Carismática. En Valparaiso tiene un Centro de Oración, en el que recibe a fieles de todo chile, con necesidates espirituales. Su gran fe en Jesús hace que a través de su palabra y su sacerdocio, muchos se encuentren con el Señor de la Vida. El vendrá a Los Angeles, trayendo la Buena Nueva de Cristo Glorificado, y con poder.
El Padre Sergio Rojas vendrá acompañado de un equipo de servidores, para atender a los fieles en las Misas y Talleres de Sanación interior y física. Bienvenidos serán los enfermos de depresión, de angustia, los necesitados en el cuerpo y en el alma. Será un paso del Señor que nos renueva, nos sana y nos salva.



                                            PROGRAMA
1.- VIERNES 06 DE ENERO :
     MISA DE SANACIÓN EN MULCHÉN A LAS 19,30 HORAS

2.- SABADO 07 DE ENERO             RETIRO DE SANACIÓN Y LIBERACIÓN EN EL LICEO COMERCIAL DE LOS ANGELES, A LAS 15:00 HORAS

3.- DOMINGO 08 DE ENERO          MISA DE SANACIÓN EN LOS ANGELES, A LAS 16:00 HORAS, EN LA PARROQUIA DEL VERBO DIVINO (Liceo Alemán)

4.- LUNES 09 DE ENERO   HASTA EL JUEVES 12 DE ENERO, DESDE LAS 19: HORAS:
 TALLERES DE ESPÍRITUS MALOS O INMUNDOS,  DEPRESIÓN, ANGUSTIA, DONES Y CARISMAS, SANACIÓN INTERIOR Y FÍSICA.
¡¡¡TODOS PUEDEN PARTICIPAR !!! ¡¡¡JESÚS LOS ESPERA!!!!


INVITA EL GRUPO DE ORACIÓN CARISMÁTICO DE LA PARROQUIA DEL BUEN PASTOR , Y EL GRUPO DE ORACIÓN CARISMATICO DE LA PARROQUIA SANTA MARÍA.


sábado, 19 de noviembre de 2016

CONFIA EN EL AMOR DE DIOS AL ORAR POR UN ENFERMO

TEN CONFIANZA EN EL AMOR DE JESÚS PARA LA SANACIÓN DEL ENFERMO 
 
Cuando la mayoría de los laicos se ve ante la posibilidad de orar por otras personas para pedir sanación, se sienten temerosas porque se creen carentes de la suficiente fe. La fe personal de la mayoría se vuelve un nudo, incluso la de aquellas personas que han estado orando durante muchos años por los enfermos. El Señor sólo nos pide que tengamos fe como un grano de mostaza. Es aconsejable poner toda nuestra atención en Jesús, haciendo énfasis en el Señor y no en nuestra propia fe. Al poner nuestra fe en el amor de Jesús durante la oración, podemos orar de la siguiente manera: “Señor, tú amas a esta persona. Yo estoy aquí para canalizar tu amor y creo y confío en tu amor”. Luego, si es posible, visualice a Jesús allí de pie con sus manos sobre la persona por la que se está orando; pídale a ella que haga también esta visualización. La visualización es muy importante en el ministerio de la sanación porque ayuda a enfocamos en Jesús y no en la fe suya o en la de la persona por la que se está orando. 

El don carismático de la sanación, como yo lo entiendo, es una apertura, una “pasividad” hacia el Señor. No lo puede encender y apagar. Inclusive si usted se siente como un tubo oxidado, el amor del Señor puede fluir a través suyo. El agua cristalina corre por tubos oxidados. Por esto, cuando se les enseña a los niños a orar, ocurren milagros. Los niños no tienen los complejos de los adultos. Hace algunos años, un grupo de misioneros en el Africa tradujo el Evangelio de San Juan a la lengua nativa del lugar antes de que fueran expulsados por el gobierno. Al regreso de los misioneros años más tarde, estos se quedaron atónitos al ver que los enfermos de las diversas poblaciones estaban sanos. Atribuyeron esto al hecho de que la gente estaba leyendo el Evangelio de San Juan, a que creían de todo corazón en lo que leían y a que vivían la vida cristiana escrita en el Evangelio. Esto dice mucho de cómo obra la fe en los niños y en las personas simples.: sencillamente creen. Niños de tres, cuatro, cinco años de edad han dicho: “Déjame orar por tí”
 Los niños oran y después corren a jugar. Poco después la mamá está sorprendida porque se sanó. En repetidas ocasiones he escuchado esta historia. Los chicos no han sido educados en teología. El Evangelio de Jesús siempre ha sido para todos los hombres sin distingos de raza, y es relativamente fácil de seguir. No es sólo para los intelectuales o los teólogos, es para todo aquel que esté abierto a El.
Hoy en día, muchos jóvenes se están adhiriendo a sectas religiosas orientales, situación que nos preocupa. Para sus seguidores, el atractivo de estas sectas religiosas parece radicar en que éstas profesan la garantía de un conocimiento profundo que conlleva a la felicidad. Puedes ir a la cima de una montaña y sentarte con un gurú y aprender los secretos de todos los tiempos, así dicen. Sin embargo, ¿no tiene sentido que tú tengas el Evangelio de Jesús que enseña a entregarse y a enlodarse los pies y ayudar al pobre, o te permite encerrarte en un armario y alcanzar la más alta contemplación? La cristiandad es, ciertamente, la religión más realista. Jesús tenía los pies en la tierra aunque pasó noches enteras orando en las montañas. Ya que profesamos la fe cristiana, sea en lo más alto de una montaña o en las calles de Calcuta o en las ciudades donde vivimos, cree en el amor de Jesús acompañándolo, confía en el amor del Señor para sanar. “No se turben; ustedes creen en Dios, crean también en mí” (Jn. 14:1). 

“Señor Jesús, creemos en tu amor y creemos en tí, pero existen momentos en que estamos pensando sólo en nosotros. En estos momentos, cuando nuestra fe se tambalea, ayúdanos a centrar de nuevo nuestra atención en tí y en tu amor. Quédate con nosotros, Jesús, dondequiera que estemos, para traernos de regreso a tu luz sanadora”. 
(P. Roberto de Grandis)

jueves, 17 de noviembre de 2016

El poder Sanador de los Sacramentos

 RECIBE LOS SACRAMENTOS TAN FRECUENTEMENTE COMO TE SEA POSIBLE PARA LOGRAR LA SANACIÓN.
Nuestro Señor Jesús dio su vida por los hombres de todas las épocas. Para continuar con su trabajo de redención y de santificación a través de los tiempos, dio a la Iglesia los siete sacramentos con el fin de moldeamos, llenarnos, usarnos y fundirnos. Básicamente, gracias a los sacramentos, el hombre se sana. 

El teólogo Donald Gelpi S.J., escribió lo siguiente en su libro La piedad pentecostal: “Pero los católicos no pueden redescubrir el propósito de estos sacramentos de manera significativa a menos que estén plenamente convencidos de que estos poseen un don efectivo de sanación. Esto, simplemente, significa que no podemos desechar o desdeñar más la sanación por la fe practicada por muchos de nuestros hermanos no católicos”. 


Por el contrario, debemos entender su verdadero significado y lugar en la vida de cada comunidad cristiana. Debemos también contemplar el ministerio sacramental de la sanación como una parte integrante de las vocaciones sacerdotales. Y debemos llegar a un entendimiento teológico sólido de la relación entre un ministerio sacramental y un ministerio carismático de la sanación. 

Como católicos, el centro de nuestra vida espiritual es la misa, la Eucaristía. Durante la celebración de la misa encontramos oraciones maravillosas para curar la mente, el cuerpo y el espíritu. En la plegaria del Padre Nuestro encontramos una súplica: “Líbranos de todo mal”. Ya que el hombre es un todo 
-cuerpo, mente y espíritu- no susceptible de separación, entiendo que ésta es una solicitud de protección contra el mal físico, psicológico y espiritual. 

En la oración que el sacerdote dice a la congregación: “La paz del Señor esté siempre con vosotros”, Cristo está presente en su gente. Esto significa repetidamente la paz total del hombre: cuerpo, mente y espíritu. Si alguien tiene un dolor intenso durante la Eucaristía, es difícil entender cómo puede estar en paz y permanecer dispuesto a recibir lo que Jesús le está ofreciendo. La paz es armonía de mente, cuerpo y espíritu que se traduce en tranquilidad. Ciertamente, las personas que se aproximaron a Jesús para ser curados sintieron esta paz dentro de ellas, y las experiencias de los que hoy se encuentran en el ministerio de la sanación tienden a estar de acuerdo con que la sanación le brinda al hombre una sensación de paz no conocida anteriormente. Por consiguiente, la misa es la oportunidad perfecta y natural de acercarse al Señor si se está sufriendo de falta de arreglo interior y se busca la paz del Señor.
La segunda oración antes de la comunión: “Señor Jesucristo, con fe en tu amor y en tu misericordia, como de tu cuerpo y bebo de tu sangre, no me condenes sino dame salud en mente y cuerpo”, es una referencia directa a la sanación sin requisitos. Los sacerdotes harían bien en llamar la atención de los fieles. Ciertamente se ayudaría a muchas más personas si llegaran a la Eucaristía con la gran convicción de fe que el Señor Jesucristo las sanará. Si no decimos estas oraciones con un gran convencimiento, perdemos mucho del poder de sanación que nos brinda la misa. 

Todos hemos repetido esta oración antes de la sagrada comunión: “Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”. Pero ¿cuántos han reflexionado realmente sobre esta súplica? Esta es una magnífica oportunidad de mostrar al Señor nuestra necesidad de sanación y de esperar que, así como El se entregó por nosotros, nos dé un don menor, como es la sanación total del hombre.
El Reino de Dios está sobre nosotros y en la misa nos damos cuenta de su presencia en forma muy profunda. Este es el momento para los frutos del Reino, uno de ellos es la integridad, la cual debe ser hecha y recibida por el creyente.
Hemos recibido los sacramentos como ayuda para lograr la sanación, Dios tocando al hombre, el hombre tocando a Dios. “Extiende la mano y toca a Dios cuando El pasa”, como dice la canción. Esto es lo que ocurre en los sacramentos: Jesús desciende y nos toca. Recíbelos con la confianza de recibir la sanación. 

“Señor Jesús, tócanos y sánanos hoy. Renueva dentro de cada uno de nosotros nuestro compromiso de recibir tu amor sanador que nos es dado en los sacramentos”. 
(Padre Roberto de Grandis)

domingo, 13 de noviembre de 2016

Oremos por los enfermos con imposición de manos

PON TUS MANOS SOBRE LA PERSONA CUANDO SEA RAZONABLEMENTE POSIBLE
Existe una comunicación especial cuando tocamos a alguien con amor. Si no lo crees, pregunta a una joven pareja de enamorados que van por la calle con las manos entrelazadas y diles que no es necesario que se tomen de las manos. Ellos te contestarán: “Usted no sabe lo que se siente”. Existe, definitivamente, una comunicación por el tacto, porque es una manera no verbal de transmitir amor. 

Aquellas personas, en el ministerio de la sanación, que han orado imponiendo sus manos, pueden dar fe de su poder. Muchos han sentido calor o alguna otra sensación como vibraciones cuando lo hacen. Es natural que cuando nos encontramos con alguien le estrechamos la mano. Ya que el tacto es un gesto natural de comunicación para transmitir nuestro amor y nuestra preocupación, grandes cosas parecen ocurrir cuando combinamos oración e imposición de manos. 

El Nuevo Testamento cita muchos ejemplos de imposición de manos hecha por Jesús y por sus discípulos. Jesús sabía del valor de la imposición de manos.
“Entonces trajeron a Jesús algunos niños, para que les impusiera las manos y rezara por ellos” (Mt. 19:13).
“Jesús alargó la mano, lo tocó y le dijo: Lo quiero, quedas limpio” (Mt. 8:3).
“Había ido Jesús a la casa de Pedro, encontró a la suegra de éste en cama, con fiebre. Jesús la tomó de la mano y le pasó la fiebre” (Mt. 8:15).
“Le rogaba: Mi hija está agonizando; ven, pon tus manos sobre ella para que sane y viva” (Mc 5:23).
“Tomando la mano de la niña, le dijo: Talita Kum, que quiere decir: Niña, a tí te lo digo: levántate. Y ella se levantó al instante y empezó a corretear” (Mc. 5:41- 42).
“Al verla Jesús, la llamó. Luego le dijo: Mujer, quedas libre de tu mal. Y le impuso las manos. Y ese mismo momento ella se enderezó, alabando a Dios”  (Lc. 13:12-13).
“Fue Ananías, entró en la casa, le impuso las manos y le dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recobres la vista y quedes lleno del Espíritu Santo. Al instante fue como si le cayeran escamas de los ojos y pudo ver (Hechos 9:17).
Nosotros, como discípulos de Jesús, también somos enviados por El para comunicar su amor a través de la imposición de manos en la búsqueda de la sanación. “Y estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre (...) impondrán las manos sobre los enfermos y los sanarán” (Mc. 16:17).
“Jesús, cuando oramos por otros en tu Nombre te pedimos que uses nuestras manos como si fueran las tuyas para alcanzar y tocar a aquellos por quienes oramos. Permite que el Espíritu Santo actúe a través de nosotros hoy, especialmente cuando oramos por los miembros de nuestras familias o comunidad. Gracias Jesús por tu amor sanador que fluye a través de mí en este momento”.

lunes, 7 de noviembre de 2016

MISA DE SANACIÓN DE NOVIEMBRE DE 2016

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.…(Mat,7,7-8) Llegamos hasta el templo llenos de expectativas. Estaban cantando alabanzas, animando, y todos disfrutando de un encuentro de hermandad y espiritualidad. Luego vino la Eucaristía, y la oración para pedir que el Señor tocara a su Pueblo. Fue hermoso ver cómo el Señor nos tocó, nos ungió con su PAlabra y con su Espíritu. Gracias, Señor, por este encuentro contigo. Amén.
Orando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones" Efesios 5:19 Bien por el Ministerio de música. Es clave entender que el músico no sólo es un entendido en un instrumento, sino que a través de este alaba al Señor, y ayuda a la comunidad a entrar en oración, cada vez más íntima con Jesús.
Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada oculta a su vista, sino que todas las cosas están al descubierto y desnudas ante los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.13.(Hebreos 4,12-13)
Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloría en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren.
Proclamad conmigo la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor, y me respondió,
me libró de todas mis ansias.(Salmo 33)
El Padre Gustavo Avello proclamó la Palabra de Dios, llamándonos a reflexionar sobre la resurreción y la Vida eterna. Ciertamente un día llegaremos a encontrarnos con la Vida Eterna. Mientras, pidamos al Señor que nos aumente la fe.
"Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo le resucitaré en el último día." Juan 6, 54.
En esta imagen se compendia la actitud suplicante de los Hijos de Dios. ¡Cuánta súplica, cuanto anhelo va encerrado en esa canasta llena de peticiones que Juan y Eva entregaron a nombre del Pueblo de Dios. Pues si bien sabemos el dolor es una prueba, y que todos pasaremos por ella en algún momento, el Señor nos llamó a pedir su Misericordia ante la adversidad y las enfermedades, productos del pecado en el mundo y en nosotros, débiles creaturas.Bendito sea el Señor por esta corriente de Gracias de la RCC, en la cual tenemos comunión con el Señor y crecemos como Iglesia. Amén.
Señor, tú eres mi Dios;
te exaltaré y alabaré tu nombre
porque has hecho maravillas.
Desde tiempos antiguos
tus planes son fieles y seguros.(Ex23,25)
Tu palabra es una lámpara a mis pies;
es una luz en mi sendero.
(Salmos 119:105)

sábado, 5 de noviembre de 2016

MISA DE LA RCC DEL MES DE NOVIEMBRE. INVITACIÓN

Quizás tú, que lees esta invitación, estés esperando una oportunidad como esta para encontrarte con el Señor. Quizás no somos nosotros quienes te invitamos. Es muy probable que El Señor te haya traido hasta acá para leer esta invitación, pues quiere que tú asistas. El Señor puede estar esperandote este domingo. Bendiciones