domingo, 28 de mayo de 2017

EL ESPIRITU SANTO COMO BRISA
El es como una suave brisa que sopla donde quiere (Jn. 3, 8).  Ahora bien, si el Espíritu Santo es la brisa, nosotros debemos ser como las velas de una barca, siempre en posición de ser movidos por esa brisa; es decir, debemos ser perceptivos a las inspiraciones del Espíritu Santo y dóciles a éstas, para poder navegar por esta vida guiados por El hacia nuestra meta definitiva. 
Reflexiones en invierno.Navegar en el Espíritu

Es invierno en Chile. El frío nos hace estremecer y nos obliga a escondernos en nuestros hogares. Pensar en el Espíritu Santo como una suave brisa nos inquieta. Asociamos a la brisa con el frío reinante. Sin embargo, el soplo o brisa del Espíritu Santo es vivificante, lleno de calor. Refresca el alma con Vida Nueva. Bienvenido Espíritu Santo como suave brisa.
Un velero no puede moverse si no tiene velas. Y si tiene velas, no puede moverse si no hay brisa.
Eso ocurre con mi vida cuando no tengo la brisa del Espíritu Santo. No me muevo. Me quedo allí. Me estanco....Y si tengo la brisa del Espíritu Santo y no abro mi corazón como las velas de un velero, no navegaré.
Por eso hoy me llamo, y te llamo, a navegar en aguas espirituales con el soplo del Espíritu Santo. Las velas son tu corazón. Abrelo, e inicia esta hermosa aventura con el Espíritu Santo.
Amén.








viernes, 21 de abril de 2017

LA PASCUA GOZOSA DE MI HERMANO IVÁN ARIAS

Hoy ha partido al encuentro de Jesús el hermano Iván Arias Anabalón. Servidor en el Ministerio de la Música en el Grupo de Oración de la Parroquia Santa María, e integrante del Ministerio Diocesano de Intercesión, célula viva del Cuerpo de Cristo, nuestra Iglesia. Ha pasado a formar parte del Grupo de Oración triunfante, en la Gloria de Dios. Los días lunes, a las 20:00 horas, contaremos con su alabanza desde el cielo, junto al Señor. Hermano Iván, son pocos como tú, tan alegres, sanos de corazón, e inocentes como un niño. Extrañaremos tu guitarra y tus canciones, pero contamos con tu oración. Bendito seas, hermano querido. ¡Amén!

domingo, 5 de marzo de 2017

Una Misa que trae Vida Nueva en el Espíritu Santo

El Padre Max de la Parroquia Santiago Apóstol, en el transcurso de la oración por los enfermos. La Misa de marzo fue con mucha oración y alabanza. La entrega de los hermanos y hermanas que llevaron a la cita fue manifiesta, y permitió que el Señor tocara los corazones.

El Padre Gustavo Avello, en la oración por los enfermos. Previamente nos descubrió las astucias que utiliza el demonio para perdernos: La tentación, la mentira y la duda. Para defendernos de estas artimañas malignas, tenemos que vivir en oración, y frecuentar la Comunión y la Confesión.

El PAdre JAvier, de Mulchén, en el transcurso de la oración por los enfermos. Recordemos que es necesario imponer las manos y orar por los enfermos cada vez que sea necesario y la prudencia lo indique.

Finalizamos con una amena convivencia de Servidores y Sacerdotes, para fortalecer los lazos de amor, y vivir la fraternidad y comunión de los hijos de Dios.
¡¡¡¡¡Y nos vamos preparando para celebrar los 50 años de la Renovación Carismática, siempre nueva, al soplo del Espíritu Santo!!!!!

miércoles, 22 de febrero de 2017

MISA DE SANACIÓN PARA INICIAR EL AÑO LABORAL

Misa Que debes vivir en este inicio del año laboral

¡TEN COMPASIÓN DE MI!!!!. Es una plegaria que el ser humano ha repetido por los siglos de los siglos. Cuando estamos angustiados, necesitados, volvemos nuestros ojos hacia el Señor para clamar Misericordia. Y nada mejor que hacerlo en la Misa de Sanación que tendremos el domingo 05 de marzo a las 16:00 horas  en la Parroquia San Francisco. En comunidad, muchos como tu y yo,que necesitamos una respuesta del Señor, alzaremos nuestras manos y nuestro corazón hacia el Señor, para que Él  pase por nuestra vida con Su Amor.

martes, 21 de febrero de 2017

¿Prosperidad en esta vida o en la otra?

 "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna."( Juan 3:16:)

En este texto, El Señor nos ofrece Vida Eterna. Para ello, Jesús vivió la crucifixión, con todos los sufrimientos que ello trajo aparejado. De esta forma nos abrió las puertas para entrar al cielo.
Estimados hermanos, siento que esta vida terrenal que el Señor nos regala es un camino hacia la Vida Eterna. No obstante, esta vida debemos vivirla también con dignidad. Con la dignidad de Hijos de Dios.

Existe la tentación de muchos de vivir ostentosa y vanamente esta vida, "como si no hubiera otra". A la vez, muchos encuentran que ser cristiano es desprenderse de todo lo material. Ciertamente, algunos elegidos han vivido una vida de renuncia absoluta. Otros, desviados, han hecho de este mundo una embriaguez de los sentidos.
Oremos al Señor para que nos muestre nuestro sentido de vida, y nuestra vocación. Pero, primeramente, vivamos dignamente esta vida que Dios nos regala. Ni tan apegados, ni tan desprendidos del mundo, pues los hijos de Dios tienen dignidad. CAminemos en el justo equilibrio entre este mundo y la Vida eterna. No adoremos las cosas que mueren, y busquemos al Señor de la vida. Y con dignidad. Con mucha dignidad.
¡Eres Hijos de Dios!

martes, 14 de febrero de 2017

La vida es frágil y bella. Oremos

" No temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios que te fortalece; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia".(Isa 41:10:)
Dos queridos hermanos del Ministerio de Música. Foto de archivo
Hola amigos. Estamos en verano en Chile. Casi todos están de relajo, disfrutando del descanso, buscando lugares hermosos para disfrutar de la naturaleza y la familia. ¡Buen descanso, reparador, vitalizador!
En Los Ángeles, ayer hemos retomado el encuentro semanal del Grupo Carismático en la Parroquia Santa María.  Ha sido un buen momento de alabanza y oración, con pocos participantes, pues muchos están de vacaciones, o escapan del calor excesivo del verano.
Pero hoy quisiera reflexionar sobre lo delicado y frágil de nuestra vida y nuestras relaciones. Alguien por allí se ha ido sorpresivamente al encuentro del Señor. Otro hermano está hace largo tiempo en dolorosa enfermedad. Otros están con serios conflictos familiares. ¡Cuanto quisiera uno poder cambiar tantas situaciones! Pero el Señor nos tiene esta promesa: " No temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios que te fortalece; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia".(Isa 41:10:)
 A todos los que pasan por incertidumbres, les regalo esta promesa. A los que van bien, muchas gracias, Señor.
Sigamos orando y dando gracias por la vida. 
Amén.