jueves, 24 de septiembre de 2020

Vladimir Morales se va al Cielo. Pascua de un Hermano de la RCC

 

Vladimir Morales Pincheira

Hoy ha fallecido después de una larga enfermedad nuestro hermano Vladimir.

Aqui está en una foto de años atrás, con antiguas máquinas de poca nitidez. Si, podemos observar su hermoso porte, recibiendo a los hermanos al ingreso del templo en una misa de la RCC. Su labor en el ministerio de recibimiento la hacia de lo mejor. Con su gran porte, con su sonrisa generosa y su mirada tierna, recibía a los hermanos en Misas y retiros con gran amor.

Trabajó muchos años en la Reno con humildad y sencillez. En periodos de distintos servidores. 

LLevó a muchos hermanos a conocer al Señor en nuestra corriente de Gracia.

Te despedimos con tristeza Hermano Vladi, como te deciamos todos.. Aunque sabemos que vas donde el Señor, te despedimos con tristeza por la separación.


Aqui, más aquejado por su enfermedad, siempre presente en la Misa de la Renovación. Se extrañará tu figura cariñosa y amable.


"Al paraíso te lleven los ángeles, a tu llegada te reciban los mártires y te introduzcan en la ciudad santa de Jerusalén. El coro de los ángeles te reciba y junto con Lázaro, pobre en esta vida, tengas descanso eterno."

Al fondo del templo, agobiado por la enfermedad, siempre presente. 

¡Adios Hermano Vladi! ¡Nos vemos en el cielo!

sábado, 19 de septiembre de 2020

Pascua del Padre Sergio Rojas Sepulveda

El Padre Sergio Rojas Sepúlveda falleció el día viernes 18 de septiembre alrededor de las once horas, producto de una breve y fulminante enfermedad, a los 97 años de edad. Fue sepultado hoy 19 de septiembre en Valparaiso, su ciudad de residencia.


Las siguientes imágenes corresponden a capturas de momentos de los varios viajes pastorales que realizó a la Diócesis de Los Ángeles, invitado por la RCC. Aqui, en una misa de término de un retiro.

A pesar de su avanzada edad, el Padre Sergio Rojas tuvo una activa agenda de evangelización cada vez que vino a la Diócesis. Enseñanzas, Misas, oración en la Vida en el Espíritu, son algunas de las tantas herencias espirituales que nos dejó. Sencillo y humilde. Sabio humana y espiritualmente. Un gran Sacerdote.


Esta foto corresponde a uno de sus equipos de evangelización. Su caracter firme, unido a la ternura de su persona, hizo que muchos entraran a los caminos del Señor. 

Deja varios libros de formación, manuales de oración, y apuntes para orar carismáticamente. Son una joya de un gran Sacerdote y Pastor, humilde y lleno de fe.

Inolvidables sus retiros, y todos los sacramentales que nos dejaba en abundancia cada vez que venía. 

Oremos:

Al Paraíso te lleven los ángeles;
a tu llegada te reciban los mártires,
y te introduzcan en la santa ciudad de Dios.
Que el coro de los ángeles te reciba,
y junto con Lázaro, pobre en otro tiempo,
goces del descanso eterno.



En el marco de su carisma de sanación, lo  vemos aqui en un Taller de Sanación interior. 

¡Qué recuerdos y qué nostalgia de bellos momentos y retiros vividos con él!


 Con el Hermano Hector y Hermano Juan

Aqui está despidiendose después de un Retiro en la Parroquia Perpetuo Socorro.

Adios Padrecito. Sabíamos que tenías que irte, por tu avanzada edad. Nos dejas un gran vacío. 

Tenemos tantos poderosos testimonios de tu gran labor de evangelización y sanación de tantos en tus visitas. Tanto bien y agradecimiento.

¡ADIOS, PADRE SERGIO. EL SEÑOR TE RECIBA!

 Adios Padrecito Sergio!. Fuiste un gran amigo y Pastor. Seguirás unidos a nosotros desde el cielo, unidos en la intercesión de los Santos.


domingo, 28 de junio de 2020

Misa On Line de la RCC de Los Angeles el 05 de Julio. Invitación


"Así, pues, la fe nace de una proclamación, y lo que se proclama es el mensaje cristiano."

                                                                                                                               (Romanos 10,17)


En la Carta a Los Romanos ( Cap. 10 v.17), San Pablo nos exhorta a escuchar la Palabra de Dios para conocer y amar a Jesús.
Al escuchar la Predicación, el Señor llega a nuestra vida, la inunda, la renueva. La Fe viene al oir la Palabra del Señor.

El Domingo 05 de julio viviremos a distancia, pero muy unidos en Espiritu, y por facebook, la Misa y Oración por los Enfermos.

Si creemos en la Palabra del Señor, entonces esta misa será tan real como estar presente en el templo.

Escucharemos la predicación de la Palabra del Señor. El Señor vendrá a Ti.

Es una invitación para el Domingo 05 de julio a las 16,00 horas. 
Se trasmitirá por LIVE de facebook: Rcc Santa María de Los Angeles.
 ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Importancia de escuchar la Palabra por la Predicación


  875 "¿Cómo creerán en aquél a quien no han oído? ¿cómo oirán sin que se les predique? y ¿cómo predicarán si no son enviados?" (Rm 10, 14-15). Nadie, ningún individuo ni ninguna comunidad, puede anunciarse a sí mismo el Evangelio. "La fe viene de la predicación" (Rm 10, 17). Nadie se puede dar a sí mismo el mandato ni la misión de anunciar el Evangelio. El enviado del Señor habla y obra no con autoridad propia, sino en virtud de la autoridad de Cristo; no como miembro de la comunidad, sino hablando a ella en nombre de Cristo. Nadie puede conferirse a sí mismo la gracia, ella debe ser dada y ofrecida. Eso supone ministros de la gracia, autorizados y habilitados por parte de Cristo. De Él los obispos y los presbíteros reciben la misión y la facultad (el "poder sagrado") de actuar in persona Christi Capitis, los diáconos las fuerzas para servir al pueblo de Dios en la "diaconía" de la liturgia, de la palabra y de la caridad, en comunión con el obispo y su presbiterio. Este ministerio, en el cual los enviados de Cristo hacen y dan, por don de Dios, lo que ellos, por sí mismos, no pueden hacer ni dar, la tradición de la Iglesia lo llama "sacramento". El ministerio de la Iglesia se confiere por medio de un sacramento específico. (Catecismo de la Iglesia Católica)

viernes, 24 de abril de 2020

Misa de Sanación Domingo 03 de MAyo por Facebook



Queridos Hermanos:

Por el contexto sanitario de la Pandemia de Coronavirus, la Misa de Sanación del Domingo 04 de Mayo se vivirá por internet.

Usted puede conectarse por facebook a la Página

RCC Diócesis Santa María de Los Ángeles
 

Domingo 03 de mayo a las 16:00 horas



Unidos en un mismo espíritu, oremos por el término de esta terrible enfermedad que azota al mundo entero


 ..........................................................................
La Vida en el Espíritu



683 "Nadie puede decir: "¡Jesús es Señor!" sino por influjo del Espíritu Santo" (1 Co 12, 3). "Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama ¡Abbá, Padre!" (Ga 4, 6). Este conocimiento de fe no es posible sino en el Espíritu Santo. Para entrar en contacto con Cristo, es necesario primeramente haber sido atraído por el Espíritu Santo. Él es quien nos precede y despierta en nosotros la fe. Mediante el Bautismo, primer sacramento de la fe, la vida, que tiene su fuente en el Padre y se nos ofrece por el Hijo, se nos comunica íntima y personalmente por el Espíritu Santo en la Iglesia:

El Bautismo «nos da la gracia del nuevo nacimiento en Dios Padre por medio de su Hijo en el Espíritu Santo. Porque los que son portadores del Espíritu de Dios son conducidos al Verbo, es decir al Hijo; pero el Hijo los presenta al Padre, y el Padre les concede la incorruptibilidad. Por tanto, sin el Espíritu no es posible ver al Hijo de Dios, y, sin el Hijo, nadie puede acercarse al Padre, porque el conocimiento del Padre es el Hijo, y el conocimiento del Hijo de Dios se logra por el Espíritu Santo» (San Ireneo de Lyon, Demonstratio praedicationis apostolicae, 7: SC 62 41-42).

684 El Espíritu Santo con su gracia es el "primero" que nos despierta en la fe y nos inicia en la vida nueva que es: "que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesucristo" (Jn 17, 3). No obstante, es el "último" en la revelación de las personas de la Santísima Trinidad . San Gregorio Nacianceno, "el Teólogo", explica esta progresión por medio de la pedagogía de la "condescendencia" divina:

«El Antiguo Testamento proclamaba muy claramente al Padre, y más obscuramente al Hijo. El Nuevo Testamento revela al Hijo y hace entrever la divinidad del Espíritu. Ahora el Espíritu tiene derecho de ciudadanía entre nosotros y nos da una visión más clara de sí mismo. En efecto, no era prudente, cuando todavía no se confesaba la divinidad del Padre, proclamar abiertamente la del Hijo y, cuando la divinidad del Hijo no era aún admitida, añadir el Espíritu Santo como un fardo suplementario si empleamos una expresión un poco atrevida ... Así por avances y progresos "de gloria en gloria", es como la luz de la Trinidad estalla en resplandores cada vez más espléndidos» (San Gregorio Nacianceno, Oratio 31  [Theologica 5], 26: SC 250, 326 [PG 36, 161-164]).

685 Creer en el Espíritu Santo es, por tanto, profesar que el Espíritu Santo es una de las personas de la Santísima Trinidad Santa, consubstancial al Padre y al Hijo, "que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria" (Símbolo Niceno-Constantinopolitano: DS 150). Por eso se ha hablado del misterio divino del Espíritu Santo en la "teología trinitaria", en tanto que aquí no se tratará del Espíritu Santo sino en la "Economía" divina.

686 El Espíritu Santo coopera con el Padre y el Hijo desde el comienzo del designio de nuestra salvación y hasta su consumación. Pero es en los "últimos tiempos", inaugurados con la Encarnación redentora del Hijo, cuando el Espíritu se revela y nos es dado, cuando es reconocido y acogido como persona. Entonces, este designio divino, que se consuma en Cristo, "Primogénito" y Cabeza de la nueva creación, se realiza en la humanidad por el Espíritu que nos es dado: la Iglesia, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne, la vida eterna.

 

 
Amén

sábado, 11 de abril de 2020

¡Aleluya, Jesús ha Resucitado!

Esta es la Noche en que Cristo venció a la muerte. 

Jesús, el Señor, Ha Resucitado. 
¡Gloria a Dios!


Queridos Hermanos:

Estamos celebrando en el mundo conmovedoras celebraciones de la Pascua de Resurrección.

La Plaza de San Pedro en el Vaticano, desierta.

El Papa Francisco orando ante el crucifijo Milagroso, en una Plaza vacía de fieles . Ora por la Misericordia del Señor

El Papa Francisco orando, lleno de tristeza  por el dolor de tantos hermanos y hermanas fallecidos por el coronavirus.


Y en las Parroquias, los Sacerdotes celebrando la Vigila Pascual en privado, trasmitiendola por internet.


En casa, las familias reunidas ante un televisor o un celular, viviendo la Fiesta Pascual.


¡La Iglesia sigue en pie , viva. Porque la Iglesia somos nosotros!

Nos unimos en oración con la Iglesia pidiendole al Señor y a Su Madre María para que se detenga esta pandemia.


Porque predicamos a un Señor Resucitado, a quien se le ha dado todo el poder en el cielo y la tierra.(Mateo 28:18)
Porque en el Señor confiamos, y decimos, junto con San Pablo:

"y si Cristo no ha resucitado, vana es entonces nuestra predicación, y vana también vuestra fe".                                                                                                              (! Corintios 15:14)

Clamamos al Señor para que tenga Misericordia de Nosotros, pues el está con nosotros. Hablemosle a Jesús con devoción y Fe, y El nos escuchará. Jesús lo dijo: "

Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo (Mt 28,16-20)

 

               ¡Aleluya, Jesús ha Resucitado!

viernes, 3 de abril de 2020

En tiempos de Pandemia, oremos y ayudemos a prevenir.

Queridos hermanos:
Dos formas tenemos de disminuir la pandemia que aflije a la humanidad.

La primera, es quedandote en casa, evitando en lo posible, el contacto social. De ésta manera frenamos la cadena de contagios.

La segunda, es aprovechar este tiempo libre para meditar y orar. Las lecturas de cada día en esta cuaresma y en Semana Santa son propicias para la conversión y para clamar por la Misericordia del Señor.


También podemos estar unidos a a la Iglesia con tantas posibilidades de Misas que gracias a internet, llegan a nuestros hogares



Oremos, leamos la Biblia, compartamos el Amor de Dios en Familia.
 Señor, no me reprendas por tu enojo
ni me castigues por tu indignación.
Ten piedad de mí, porque me faltan las fuerzas;
sáname, porque mis huesos se estremecen.
Mi alma está atormentada,
y tú, Señor, ¿hasta cuándo…?
Vuélvete, Señor, rescata mi vida,
sálvame por tu misericordia,
porque en la Muerte nadie se acuerda de ti,
¿y quién podrá alabarte en el Abismo?
Estoy agotado de tanto gemir:
cada noche empapo mi lecho con llanto,
inundo de lágrimas mi cama.
Mis ojos están extenuados por el pesar
y envejecidos a causa de la opresión.
Apártense de mí todos los malvados,
porque el Señor ha oído mis sollozos.
El Señor ha escuchado mi súplica,
el Señor ha aceptado mi plegaria.
(Salmo 6)


¡¡Ánimo, hermanos!