Agendemos la Misa de Marzo

Agendemos la Misa de Marzo
Como siempre, en la PArroquia San Francusco

domingo, 31 de mayo de 2009

"El Bautismo en el Espíritu Santo"


No es un Sacramento. Es una oración de fe, para reavivar lo que el Señor no dió en el Sacreamento del Bautismo y en la Confirmación. Veamos:
La efusión del Espíritu o bautismo en el Espíritu Santo:
Uno de los elementos mas significativos del movimiento llamado Renovación en el Espíritu Santo o Renovación Carismática es el encuentro personal con Cristo vivo y glorificado. Esta gracia es fruto de la efusión del Espíritu Santo. Se trata de la renovación de nuestro bautismo. A través de esta gracia la persona experimenta un nuevo amor y un nuevo deseo de servir a Cristo. Entra en una relación personal con El.

Las bases bíblicas para entender el bautismo en el Espíritu:
-En Hechos 1,5 Cristo definió Pentecostés como una experiencia de "bautismo en el espíritu". Este acontecimiento fue definitivamente una experiencia religiosa: estaban en oración, recibieron el bautismo, manifestaciones externas y gran gozo, hablaron en lenguas y una poderosa unción para la predicación que traspasaba los corazones.
-La predicación de Pedro proclama que todo el que se arrepienta y se bautiza, recibe el don del Espíritu.
-Este don del Espíritu Santo puede recibirse después de recibir el sacramento del bautismo. Esto es lo que ocurrió a los discípulos de Samaria (Hechos 8,14-15)
-Pedro considera la experiencia religiosa de Cornelio y su familia (Hechos 10) en la misma linea al don del del primer Pentecostés. Estos, escuchando la predicación de Pedro recibieron un bautismo en el Espíritu y después se les impartió el sacramento.

Enseñanza de San Pablo:
San Pablo enseña que Cristo ofrece al hombre una nueva vida en el poder del Espíritu Santo.
-Es el espíritu de Poder: (1 Cor 2; Rom 15; Tes 1)
-Nos ayuda a orar (Rom 8)
-Nos libera de la carne y el pecado (Rom 8)
-Nos revela la sabiduría de Dios (1 Cor 2; Jun 14)

En los hechos de los apóstoles vemos con claridad la actividad del Espíritu Santo en la Iglesia naciente. Se le ha considerado muchas veces, el evangelio del Espíritu Santo.

Desde la primera pagina el Espíritu Santo se manifiesta de forma sorprendente, incluso extraña, pues sus intervenciones son no solo numerosas, sino inesperadas, fulgurantes a veces. Visiblemente, el es quien pone en juego y anima tanto a los apóstoles como a la comunidad de fieles. Interviene el los detalles de la vida cotidiana de la Iglesia y de su expansión por el imperio romano. Dirige a los apóstoles a donde ir, a quien predicar, bautizar, en que pueblo entrar o no ir. Conduce el gran proyecto apostólico.
-El es quien santifica, perfecciona a los cristianos. Su gran misión es la de santificar el alma, haciéndola a imagen de Cristo, con sus mismos sentimientos, palabras, acciones.
-El es quien alienta y dicta las palabras que es necesario decir ante el Sanedrín, procónsules o ante los gobernadores de Roma, como también en la predicación diaria.
-El que inspira las audacias apostólicas: El Espíritu Santo dijo a Felipe: acércate y ponte junto a ese carro.
-Es la fuerza de los mártires: "pero el (Esteban) lleno del Espíritu Santo, miró fijamente al cielo y vio la gloria de Dios y a Jesús que estaba de pie a la diestra de Dios" (Hechos 8)
-Conduce a Pedro a la casa de Cornelio: "le dijo el Espíritu Santo, ahí tienes unos hombres que te buscan".
-El Espíritu Santo escogió a los apóstoles: "dijo el Espíritu Santo: separadme ya a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado"
-Es la alegría de los perseguidos y su seguridad: "Pablo y Bernabé perseguidos se llenan de gozo y del Espíritu Santo"
-Preside las decisiones sobre el porvenir de la Iglesia naciente: "El Espíritu Santo y nosotros hemos decidido no imponeros otras cargas" (Hecho 15)
-Traza la ruta de los apóstoles, los guía, los mueve y los detiene;" El Espíritu Santo les había impedido predicar la palabra en Asia". (Hecho 16)
-Dirige la acción misionera de Pablo: "solo se que en cada ciudad el Espíritu Santo me testifica que me aguardan prisiones y tribulaciones.

Que es esta efusión:
1- Es una oración de fe y no un acto sacramental.
No se trata de un sacramento. La persona se hace cristiana a través de un proceso que consiste de:
a) la conversión y la fe en Cristo
b) la recepción de los sacramentos de iniciación: bautismo, confirmación y eucaristía.
Todo aquel que ha recibido los sacramentos de iniciación cristiana ha sido hecho hijo de Dios, ha sido incorporado a Cristo muerto y resucitado, ha recibido el don del Espíritu Santo, y puede participar en la Eucaristía, banquete de la nueva alianza.
c) La efusión del Espíritu no remplaza sino que está vinculada al sacramento.

comunidad eleva a Jesús para que derrame La oración por efusión del Espíritu Santo, consiste en una oración llena de fe y esperanza que laSu Espíritu, de manera nueva y en mayor abundancia, sobre la persona por la que se pide.

Esta oración se hace generalmente mediante la imposición de las manos, la cual no es un rito sacramental, ni mágico, sino una gesto de amor fraterno, una expresión de comunión humana, un signo externo de solidaridad en la oración, con el deseo ardiente, sometido a la voluntad de Dios, de que Jesús derrame sobre nuestro hermano/a el don del Espíritu Santo que El nos ha comunicado.

2- Es una nueva misión del Espíritu Santo:
Esta nueva efusión del Espíritu Santo puede explicarse como una "misión divina", significa que surge en la criatura una relación nueva para con el Espíritu. Sabemos que, aunque estemos bautizados, necesitamos orar para que las gracias recibidas en el sacramento se aviven en nosotros. Muchos bautizados no crecen con una profunda relación con Jesús. Vemos en la vida de los santos que en algún momento en sus vidas tomaron una profunda conciencia de su fe. Un golpe de gracia que después irá creciendo por toda la vida.
La misión del Espíritu Santo: -aumento de gracia para un nuevo estado de gracia, progreso en virtud, manifestación de un carisma.

3- Es una gracia que renueva y actualiza las gracias ya recibidas.
Esta nueva efusión es una gracia que renueva, actualiza de manera existencial y pone en actividad el rico caudal de gracias que Dios ha dado a cada uno a través de los sacramentos recibidos. En unos pondrá en actividad lo recibido solo en el bautismo y en la confirmación; en otros, lo que Dios ha dado también a través de la reconciliación y la eucaristía. En otros activará la gracia matrimonial...sacerdotal, etc. También beneficia los carismas necesarios para el estado de vida.

La eficacia que tiene para reactivar el Bautismo requiere una respuesta : El hombre pone lo suyo, es decir, realiza una opción de fe, preparada en el arrepentimiento, lo cual permite que la obra de Dios sea "liberada" y desencadene toda su fuerza. La efusión es una confirmación espontánea del sacramento de la confirmación , en la que el Espíritu actúa no en virtud de la institución, sino en virtud de la libre iniciativa del Espíritu y de la disponibilidad de la persona. NO se opone a la institución sino que armoniza perfectamente con ella.

4- Es una gracia que libera de obstáculos y ataduras:
Desde el primer momento de nuestra incorporación a Cristo por los sacramentos de iniciación, poseemos el Espíritu Santo, el cual habita en nosotros en su propio Templo. Sin embargo, debido a obstáculos, heridas, barreras que voluntaria o involuntariamente ponemos, la acción del Espíritu Santo quizás no ha llegado a actuar en plenitud en nosotros.

Esta nueva efusión es una gracia que rompe la dureza de nuestro corazón, remueve las trabas, derriba los obstáculos y nos dispone para que el Espíritu actúe en nosotros con toda libertad. Son gracias de liberación, que el Espíritu Santo quiere obrar en el interior de la persona. El don de Dios llega por fin a "desatarse" y el Espíritu se difunde como perfume en la vida cristiana.

Esta efusión no es la única forma de renovar la gracia bautismal, pero si ocupa un lugar especial por el hecho de estar abierta a todo el pueblo.

5- Nueva experiencia del Espíritu Santo
Es una nueva apertura a la acción, movimientos, dirección, inspiración, del Espíritu Santo. Toda su persona, su mente, sentimientos, pensamientos y voluntad son tocados por la acción de Dios.

6- Principio de vida nueva
Se manifestarán los frutos para edificar nuestras almas y dones o carismas para edificar la iglesia.
Algunos de los frutos:
-conversión interior y transformación de vida
-luz poderosa para comprender mejor el misterio de Dios y su plan de salvación
-compromiso personal con Cristo y gozo
-apertura a la acción del Espíritu Santo
-ejercicio de las virtudes
-entrega generosa al servicio
-deseo de oración y lectura de las S. Escrituras.
-amor a los sacramentos
-devoción a la Stma. Virgen
-amor a la Iglesia
-fuerza para dar testimonio, etc.

7- Fuente de carismas y frutos del Espíritu Santo.
Beneficia al creyente en todo su ser, tocando el cuerpo, el espíritu y el alma. (1Tes 5). Es normal, que la persona, durante o después de la oración, tenga una experiencia de Dios y de Su acción con efectos sensibles: paz, gozo, curación de heridas o enfermedades, amor, reconciliación, etc.

En esta efusión se reciben los dones carismáticos, según el Espíritu Santo quiera distribuirlos: dones de alabanza, profecía, sabiduría, discernimiento de espíritus, lenguas, curación, visión, conocimiento, etc.
Estos dones deseados y discernidos llena de poder a los miembros del Cuerpo para que puedan con amor y entrega generosa ponerse al servicio de la Iglesia.

8- Inicio de un nuevo caminar con el Espíritu
Esta efusión no es sino la actualización de la vida bautismal, ya recibida anteriormente pero que se había adormecido; un nuevo caminar al impulso del Espíritu; un vivir realmente en plenitud la vida cristiana.

Todos los Papas han apoyado la Renovación en el Espíritu Santo desde que esta renovó la conciencia en la Iglesia de esta gracia. Pablo VI imploraba por este nuevo Pentecostés en la Iglesia y en cada individuo: "Una nueva efusión del don de Dios; que venga pues el Espíritu Creador a renovar la faz de la tierra". (Mayo 75). Juan Pablo II igualmente ha hablado abundantemente sobre la necesidad de recibir mas y mas las gracias del Espíritu.

9- Poder para vencer el pecado:
A través de la efusión las personas han recibido una profunda experiencia personal con Jesús y les produce un gran poder para combatir las tendencias de la carne, el pecado y el mundo.

sábado, 30 de mayo de 2009

VIGILIA CARISMÁTICA DE PENTECOSTÉS EN LOS ANGELES


A LAS 21,30 HORAS, COMIENZA LA VIGILA, EN EL TEMPLO PARROQUIAL DEL BUEN PASTOR.
COMIENZA CON LA EUCARISTÍA, CON UN NUEVO SACERDOTE CARISMÁTICO, DEL PERPETUO SOCORRO.

PARA NACER DEL AGUA Y DEL ESPÍRITU, PARA RENOVAR LAS PROMESAS BAUTISMALES, EL ESPÍRITU SANTO SE DERRAMA HOY EN LA PARROQUIA BUEN PASTOR, HASTA LA MADRUGADA.

martes, 26 de mayo de 2009

Estas señales acompañarán a los que crean.....orando por sanacion


SANACIÓN, esperando Pentecostés

"Recorrió Jesús toda Galilea enseñando, proclamando la Buena Nueva del Reino, curando toda dolencia y enfermedad en el pueblo." Jesuscristo ayer, hoy y siempre. No se ha agotado su poder sanador.

Cómo oraba el Padre Emiliano Tardif por los enfermos

"Yo siempre anuncio primero a Jesús y reafirmo la fe. Luego, oro por la sanación del pecado mediante la conversión, y, sólo después, hago oración por las enfermedades físicas".

Dios nos quiere no sólo sanos, sino completamente sanos: del cuerpo y alma. Y también en nuestras relaciones interpersonales. En ningún retiro he dejado de ver sanaciones sensibles. Pero esto no quiere decir que todos los enfermos deban ser sanados. Los milagros son signos del poder de Dios, que muestran que Jesús está vivo y sirven para el crecimiento de nuestra fe.

No conviene orar por sanación sin evangelizar. No debemos comenzar a orar por sanación física de golpe, sin preocuparnos de la vida espiritual del enfermo. Si nos dicen que está muy lejos de Dios, debemos ayudarle a que se arrepienta de sus pecados.

El caso del paralítico a quien primero se le perdonó el pecado y luego se le sanó, es clásico para trabajar en este ministerio. Si el ministerio de sanación se redujera a la sanación física, sin preocuparse de la vida de fe, no valdría la pena tener ese carisma.

¿Mi mensaje? Manifestar que Jesús está vivo en su Iglesia. Cada día entiendo que lo importante no es hablar de Jesús, sino dejarlo actuar con todo el poder de su Santo Espíritu. Jesús vino a liberar a su pueblo del pecado, y de las consecuencias del mismo que son la enfermedad y la muerte.

SANACIÓN INTERIOR

Lo más hermoso que he encontrado en la Renovación Carismática es lo que se llama "la sanación interior". Así como nuestro cuerpo es atacado por diferentes enfermedades, también interiormente podemos estar enfermos de complejos, miedos, rencores y todo tipo de inseguridades. Multitud de casos físicos son sólo síntomas de desajustes psicológicos que, al ser curados, desaparecen.

Si nuestros sentimientos fueron heridos, nos volvemos desconfiados. Si recordamos que alguien nos traicionó, sentimos rechazo contra todos. A veces hemos sido defraudados en el amor, y desde entonces nuestro corazón se cierra a toda manifestación de cariño.

Sin embargo, Jesús ha venido a curar los corazones destrozados y nos ofrece un corazón nuevo. Es maravilloso descubrir cómo el Evangelio está lleno de este tipo de sanaciones.

¡Cuántas veces queremos mejorar, pero no podemos!. Nos falta fuerza de voluntad y nuestro carácter no puede superar las adversidades. Otras veces creemos que son los otros lo que deben cambiar y se lo exigimos, sin resultados. Al contrario, parece que se acentúa más el problema. Todos estamos heridos y por eso no tenemos fuerzas para superar nuestras limitaciones.

Yo, personalmente, he vivido la gracia de la sanación interior. Durante toda mi vida había tenido problemas al menor contacto con la sangre. Cuando me tocaba atender a un moribundo que sangraba, era un gran sacrificio y, por más esfuerzo que hacía, no llegaba a controlarme.

Viendo una película de guerra donde había mucha sangre, comencé a sudar frío y creí que me iba a desmayar. Me sentía mal, y tuve que salirme.

Un día vino Monseñor Alfonso Uribe Jaramillo a dar un retiro. Durante la Misa oró por la sanación de las heridas de la memoria, recorriendo las distintas etapas de la vida. Mientras oraba por la sanación de las heridas de la niñez, yo recordé que cuando tenía cinco años, un día me enfadé con mi hermano de seis años. Yo tenía un cortaplumas en la mano y se lo tiré. Le cayó en el brazo y comenzó a brotar mucha sangre. Me asusté mucho al ver su brazo teñido de rojo. Aunque me olvidé de aquel incidente, me quedó un problema cada vez que veía sangre. Mientras Mons. Uribe oraba, me vino a la mente este acontecimiento y le pedí al Señor que me sanara de este recuerdo.

Después he ido a los hospitales a ver enfermos con heridas de accidentes graves y ya no me produce esa reacción de hemofobia. Gracias a esta sanación interior estoy curado.

HAY MUCHA GENTE HERIDA:

El Señor sanó en mi esta herida de la memoria y -a partir de esta sanación de los recuerdos- entiendo mejor ahora la importancia de la sanación interior. Si a mi me producía malestar cuando veía sangre, a otros una herida emocional les produce malestar ante la autoridad, porque tal vez su padre los trató con dureza. Muchos hijos son rebeldes a causa de sus heridas emocionales y tratan de protegerse de toda imposición.

Hay mucha gente, herida en su memoria por acontecimientos del pasado, que necesitan sanarse porque esa lesión profunda tal vez produce temor o tristeza. He visto gente que lleva en su corazón una gran amargura que la hace antipática, y ella misma rechaza toda muestra de afecto. Ellos no quieren sufrir ni hacer sufrir, pero están heridos y contagian su dolor a todo lo que les rodea.

Jesús es el sol de justicia y puede sanar esas heridas causadas por las injusticias de la vida. Como para curar algunas enfermedades se toman baños de sol, al estar delante de Jesús, Él va sanando las heridas emocionales de la vida.

El corazón se va liberando del sentimiento del odio, rencor o amargura, y ese lugar es ocupado por el amor que brota a raudales del corazón de Jesús.

Muchos condenan a los demás diciendo: "Es un hombre perverso". Pues bien, no hay perversos: lo que hay son hombres y mujeres que luchan con problemas que los aplastan. Jesús vino a romper nuestras cadenas y a darnos la libertad. Lo que nos parecía perverso era simplemente algo que Jesús tenía que sanar.

JESÚS CURÓ TODAS LAS ENFERMEDADES

Hay cuatro clases de enfermedades:

  1. La de nuestro espíritu, causada por el pecado personal.
  2. La emocional causada por las heridas y sentimientos del pasado. Abarcan nuestra vida psíquica.
  3. La enfermedad física del cuerpo.
  4. Puede darse también la opresión del maligno.

Jesús sanó todas estas enfermedades. Perdonó los pecados al paralítico y a la pecadora. Curó ciegos, leprosos, sordomudos, y a los que sufrían por toda suerte de enfermedades; arrojó el demonio de muchos posesos y dio paz y su consuelo a muchos.

La lectura del Evangelio nos enseña claramente cómo nuestro Salvador es "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" y que, movido por su amor a todos nosotros, cura las enfermedades y libera del maligno a cuantos están poseídos por el mal.

PASÓ HACIENDO EL BIEN

El Evangelio nos habla de las curaciones de todo orden que realiza Nuestro Señor, movido siempre por su inmenso amor a todos:

San Mateo nos dice: "Al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; El expulsó a los espíritus con su palabra y curó a todos los que se encontraban mal. Así se cumplió el oráculo del profeta Isaías: "El tomó nuestras flaquezas y cargó con nuestras enfermedades (Mt 8, l6-17).

Esta caridad de Jesús que "cargó con nuestras flaquezas y enfermedades" explica, la multitud y variedad de curaciones que hizo durante su vida pública, porque sentía una gran compasión. El ciego de Jericó le grita: "Hijo de David, Jesús, ten compasión de mi", y el Señor le dice: ¿qué quieres que te haga? (Mc 10,47-51).

También las curaciones fueron efectuadas por Jesús para que su Padre fuera glorificado. Oigamos también a San Mateo: "Y los sanó: de manera que se maravillaban las gentes viendo hablar a los mudos; los mancos sanos; andar a los cojos y ver a los ciegos; y glorificaban al Dios de Israel" (Mt 15, 30-31).

EL QUE ORA POR UN ENFERMO

Debe reflejar el amor y la unción de Jesús. Estar libre de todo deseo personal, de comprobar resultados buenos. Muchas veces queremos defender nuestro buen nombre y no el amor de Dios.

Si oramos con miedo y dudas, fracasará nuestra oración. Tenemos que orar como servidores del Señor sin temor al fracaso. Cuando se ora con amor y fe nunca se fracasa, aunque los efectos buenos no aparezcan.

El don de sanación no es un poder que yo poseo para hacer lo que quiera con él. Es la manifestación del amor del Espíritu Santo que obra, a través de mi, para ayudar a alguien. Soy su instrumento libre. El es el agente principal.

Algunas veces Dios se vale de mi y otras no. Es el Señor y obra como quiere. Esto nunca lo debemos olvidar. Así nos conservamos humildes, pues "somos siervos inútiles".

En toda oración por la salud se invoca el poder de Dios, pero el primer puesto lo debe tener el amor. "Si tengo fe, capaz de mover las montañas pero no tengo amor, nada soy" (1Co 13, 2-3).

¿POR QUÉ NO NOS CURAMOS?

Falta de fe: Los discípulos no pudieron curar al epiléptico endemoniado por falta de fe (Mt 17, 14). Tenemos que crecer en la fe para que el Señor nos use más.

No querer la curación: Algunos encuentran en la enfermedad una autodefensa, no quieren salir de ella y bloquean inconscientemente la sanación. No debemos orar por quien no desea ser curado.

El pecado: La sanación interior no se obtiene mientras no nos arrepintamos del odio, etc. Nuestro Señor primero perdonó al paralítico y luego lo curó.

No orar por el caso concreto. En la oración por sanación interior es necesario descubrir la raiz profunda del mal y orar por su destrucción y sanación. Encontrar el problema inicial.

Un falso diagnóstico:

Orar por sanación física cuando se requiere sanación interior del mal que causa la enfermedad física. Orar por sanación interior cuando hay problemas físicos o se necesita liberación especial.

No ir al médico como medio de Dios para curar. El médico y las medicinas son los medios que ordinariamente usa Dios para sanarnos.

No usar los medios naturales para no enfermar: Descanso, higiene, prudencia. Si no empleas los medios ordinarios para conservar la salud, no pidas recobrarla por medios extraordinarios.

Falta de constancia . Recordemos que la "oración asidua es muy poderosa". Muchas curaciones no se completan por falta de perseverancia en la oración.

EL TIEMPO DE DIOS

Unas veces el Señor nos sana al instante. Otras veces lo hace gradualmente. Otras no lo hace nunca por razones que El sabe. Perseveremos orando. Quizás no es aún la hora de Dios.

Quizás quiere que sea otra persona el instrumento para curarle. Nuestra oración tiene buen éxito sólo cuando Dios nos llama para que oremos por una persona concreta.

Puede ser que el ambiente lo impida. Si allí no hay paz, amor, oración, sino odio, frivolidad, etc. no se da la sanación.

Cuidado con decir que falta la fe. Cuando alguien no es curado pueden darse otras razones, que expliquen su no curación. La sanación es un misterio del amor divino.

IMPOSICIÓN DE MANOS

La oración de sanación cuando va acompañada de la imposición de manos tiene una fuerza especial por varias razones:

· Porque el gesto de imponer las manos es profundamente bíblico.

· Esta imposición de manos es un gesto de comunión fraternal que hace experimentar al enfermo la auténtica compasión del que lo acompaña.

· Con frecuencia, este contacto es el medio que usa el Señor para hacer llegar al enfermo su poder de sanación.

SANACIÓN FÍSICA: ACLARACIONES

No toda sanación es milagrosa como creen algunos. San Pablo, cuando enumera algunows carismas en la 1 Carta a los corintios cita primero el don de curaciones y a continuación el de operaciones milagrosas (12,9). Esta aclaración es muy importante para la recta comprensión de este carisma.

El ministerio de sanación no desprecia la acción médica ni prescinde de ella. El capítulo 38 del Eclesiástico honra la persona y la profesión del médico, pero nos recuerda que toda sanación viene del altísimo.

Este ministerio de Sanación se desempeña mejor por medio de un equipo, ya que hay más riqueza de carismas y se evita el peligro del orgullo. Nadie puede afirmar que fue el instrumento exclusivo del Señor.

El ministerio de sanación se ejerce por medio de la oración de sanación. Oramos al Padre por Cristo para que glorifique a su Hijo por medio de esta sanación. Por eso es sanación de Jesús.

El mejor ministro de sanación será el que viva el profundo amor del Señor en su vida y comunique este amor y la ternura de Dios a sus hermanos enfermos.

EL RIO DE AGUA VIVA (Ez 47, 8-9)

"Esta agua va hacia la región oriental baja a la Arabá, desemboca en el mar, en el agua hedionda y el agua queda saneada. Por dondequiera que pase el torrente, todo ser viviente que en él se mueva, vivirá. Los peces serán muy abundantes, porque allí donde penetra esta agua lo sanea todo y la vida prospera en todas partes adonde llega el torrente" (Ez 47, 8-9). Esta es la acción del Espíritu Santo, que sana todo lo enfermo y, después, da una gran fecundidad y riqueza espiritual. Su luz penetra en los rincones oscuros en donde hemos encerrado tantos sentimientos dolorosos. Su amor cala, en nuestros corazones y va derribando los muros que ha levantado el rencor y el odio que se ha ido acumulando en nosotros a lo largo de la vida.

HABLA UN MÉDICO.

Creo que la oración tiene el poder de transformar la vida de las personas porque he visto su acción en mi trabajo como psicólogo cristiano.

Jesús enseñó a sus discípulos no sólo a predicar y evangelizar, sino también a curar a los enfermos y expulsar demonios (Lc 9, 1-6).

De hecho, cada vez que rezamos el Padre Nuestro, estamos pidiendo sanación y liberación, porque esta hermosa oración termina diciendo "líbranos del mal".

NUESTRA RELACIÓN MÁS ESENCIAL

La psicología clínica consiste en sanar las relaciones. Los cristianos que tienen dificultades para relacionarse con sus semejantes, con Dios y consigo mismos, suelen buscar la ayuda profesional de alguien que comparta sus propias creencias y valores. Las dificultades que experimentan provienen, por lo general, de factores ajenos a ellos mismos. Quizás los trataron mal o tal vez han tenido deficiencias físicas que les impedían hacer amistades.

A veces, la raiz del problema es el pecado personal. En realidad, lo más frecuente es que las causas sean una combinación de varios de estos factores.

Creo que la oración es eficaz porque nos lleva al punto de nuestra relación más fundamental: la relación con Dios. En mi carácter de terapeuta, insisto en que orar es conversar con Dios. Pero muchos de mis pacientes suelen hacerme esta pregunta: "¿Cómo puedo conversar con alguien a quien realmente no conozco?" Les contesto que es posible conocer a Dios rezando y esforzándose por entender la grandeza del universo y el milagro de la vida. También conviene reconocer que, en lo profundo del corazón, buscamos un amor perfecto, algo que sólo Dios puede dar. Finalmente –y esto es lo más importante- el Señor nos ha dado las Escrituras y el ministerio de la Iglesia. Podemos conocer a Dios y su plan de salvación para nosotros.

A medida que estos pacientes hacen oración y leen la Escritura comienzan a experimentar a Dios personalmente. Algunos tienen, por primera vez en su vida, un encuentro con Jesús. Como resultado, van curándose de sus dolencias y se ven libres de los sentimientos negativos que han dominado su existencia y trastornado sus relaciones.

CÓMO SE SANA EL SER INTERIOR

A los pacientes que llegan buscando la sanación cristiana los invito a aceptar la presencia de Jesús en su vida pasada, presente y futura. Cristo puede hacerse cargo de los recuerdos del pasado y sanarles las heridas que todavía les causan dolor. Les pido que se imaginen que Jesús recorre con ellos la senda de sus recuerdos del pasado hasta llegar a los momentos precisos en que fueron heridos, y luego los invito a pedirle a Cristo que los libre de los efectos que esas heridas tienen en el presente. Al hacer esto, he visto que Jesús les llena el corazón, que hasta entonces estaba vacío, con su amor y su perdón. Lo más sorprendente es que, a veces, el amor de Cristo mueve a las personas a perdonar a quienes las hirieron tan profundamente.

Quisiera citar algún ejemplo A fin de proteger la privacidad de las personas, este relato no se refiere a nadie en particular; pero representa los casos que he ido viendo, durante más de diez años de práctica privada y estudio.

CUANDO SE DERRUMBA LA BARRERA EXTERNA

Un sacerdote, al que llamaremos Padre Juan, me vino a ver para que le ayudara a resolver su tendencia a distanciarse de los demás. Cuando niño, era muy delgado y sin aptitudes deportivas, los demás se burlaban de él y siempre quedaba el último cuando se formaban los equipos. Sintiéndose fracasado en los deportes, trató de reforzar su dignidad obteniendo notas excelentes en los estudios. Pero los maestros empeoraron la situación cuando empezaron a ponerlo como ejemplo, razón por la que sus compañeros lo amenazaban u golpeaban. Juan soportó todo esto en silencio hasta que pudo escaparse al seminario, donde lo respetarían por su excelencia académica. Sin embargo, las heridas del pasado lo llevaron a rodearse de un muro protector para aislarse de los demás.

Trabajando con el P. Juan, le pedí que cerrara los ojos y que invitara a Jesús a hacerse presente en sus recuerdos más dolorosos. Le costó reconstruir en su imaginación una escena de si mismo cuando era niño en el patio de la escuela y veía que se acercaban los bravucones. Luego exclamó, "Veo que viene Jesús. Es tan grande y se le ve tan fuerte. Se que les va a pegar a estos abusones. ¡Al fin recibirán su merecido!".

Acto seguido, el sacerdote comenzó a llorar. Cuando le pregunté que sucedía, me dijo que Jesús se había puesto entre él y los muchachones pero que, en lugar de ahuyentarlos, se había arrodillado y les había dicho: "Lo que le iban a hacer a Juan, háganmelo a mi."

FUE CAPAZ DE PERDONAR

En ese momento, el P. Juan dijo que ahora entendía realmente el significado del texto bíblico que dice que Jesús vino a llevar sobre sí mismo nuestros pecados (Is 53,5). Me dijo que llevaba años elevando la Eucaristía en la misa con una gran comprensión intelectual, pero que ahora había adquirido un profundo entendimiento del amor que hay en el sacrificio de Cristo. En la cruz, Jesús no sólo llevó los pecados que hemos cometido nosotros, sino también las ofensas con que otros nos han herido.

Con el tiempo, el P.Juan dejó que Dios entrara en su vida para sanar el dolor que guardaba tras su muro interior. Así fue capaz de perdonar a sus compañeros de escuela y arrepentirse de las opiniones y resentimientos que había tenido contra ellos. También le pidió al Señor que destruyera el muro de distanciamiento que tenía desde entonces. Lleno del amor de Dios, pronto fue capaz de derribar las barreras de su corazón, tras las que se escudaba de los demás. Finalmente, se sintió libre para dar y recibir amor, y para atraer a otras personas al amor de Cristo que había en su corazón.

Señor, doy testimonio de tu obra de salvación. Rezo para que los lectores de este testimonio se acojan también a tu poder salvador. Ayúdanos, Señor, a crecer en santidad, salud y en la unción del Espíritu. Concédenos confianza para obedecer más plenamente tu mandamiento de predicar la buena nueva, con las señales que tu mismo anuncias en tu evangelio.

(Nuevo Pentecostés, nº 75-76)

jueves, 21 de mayo de 2009

¿Cómo Ocurrió Pentecostés?

¿Para qué explicar lo que La Sagrada Biblia grafica de forma tan poderosa?
Es bueno leer la Biblia, pues la Palabra de Dios es Viva, tiene Poder. Degusta este texto, como si fuese la primera vez, el Señor te hablará a través de ella.
Leamos este hermoso texto, lleno del Poder de Dios:

  • El Texto Bíblico (Hechos de los Apóstoles capítulo 2)

  • La Biblia nos cuenta cómo vino el Espíritu Santo:

    Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar.
    De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban.

    Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse.
    Había en Jerusalén hombres piadosos, que allí residían, venidos de todas las naciones que hay bajo el cielo.
    Al producirse aquel ruido la gente se congregó y se llenó de estupor al oírles hablar cada uno en su propia lengua.

    Estupefactos y admirados decían: «¿Es que no son galileos todos estos que están hablando? Pues ¿cómo cada uno de nosotros les oímos en nuestra propia lengua nativa? Entre nosotros hay partos, medos y elamitas; habitantes de Mesopotamia, Judea, Capadocia, el Ponto, Asia, Frigia, Panfilia, Egipto, la parte de Libia fronteriza con Cirene, algunos somos venidos de Roma, judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos les oímos hablar en nuestra lengua las maravillas de Dios.»

    Todos estaban estupefactos y perplejos y se decían unos a otros: «¿Qué significa esto?»
    Otros en cambio decían riéndose: «¡Están llenos de mosto!»
    Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo: «Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os quede esto bien claro y prestad atención a mis palabras:
    No están éstos borrachos, como vosotros suponéis, pues es la hora tercia del día, sino que es lo que dijo el profeta:

    Sucederá en los últimos días, dice Dios: Derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños.
    Y yo sobre mis siervos y sobre mis siervas derramaré mi Espíritu.
    Haré prodigios arriba en el cielo y señales abajo en la tierra."

    martes, 19 de mayo de 2009

    PATRICIO PIZARRO RAMOS, NUEVO COORDINADOR DIOCESANO EN LOS ANGELES

    "Te he llamado por tu nombre y eres mío"(Isaias 43,1)
    (De corbata azul, el nuevo Cordinador Diocesano
    )

    Carlos Patricio, conocido por nosotros como Patricio, o "Pato
    Pizarro", ha sido nombrado por Monseñor Felipe Bacarreza Rodriguez como el nuevo Coordinador de la Renovación Carismática en la Diócesis de Los Angeles. Esto ocurre al cumplir nuestro hermano Carlos Moreno Pezo su período de dos años en el servicio, y sabemos que en la terna iban tres hermanos muy valiosos,valiosisimos, llenos de amor al Señor, y que cualquiera de ellos lo habría hecho muy bien. Por ello, agradecemos a los tres hermanos su disposición para trabajar en la obra de Dios, y, no nos cabe duda, se integrarán con impetu a un trabajo en equipo para el nuevo periodo que se ha iniciado.

    Pedimos al Señor que ilumine al Hermano, y siga con la antorcha encendida, que le hemos entregado con fe y esperanza, para continuar con el trabajo de evangelización y con la cultura de Pentecostés.

    lunes, 18 de mayo de 2009

    JORNADA DE FORMACION CON EL OBISPO DE LA DIOCESIS

    ENCUENTRO DE FORMACIÓN Y DISCERNIMIENTO
    Sábado 09 de mayo, la Renovación Carismática de la Diócesis de Los Ángeles tuvo un encuentro de formación sobre los Sacramentos. En forma especial, y con profundidad teológica, se estudiaron los sacramentos de La Eucaristía y de la Reconciliación. Este encuentro de formación fue dirigido a los guías de los Grupos de Oración de la Diócesis, y el expositor fue el Obispo, Monseñor Felipe Bacarreza Rodriguez. Al término de la jornada, los participantes manifestaron su satisfacción por la enseñanza del Obispo,quien iluminó la vida de fe de los dirigentes de la renovación con esta sólida formación, que viene a consolidar nuestra formación doctrinal, para dar fe de nuestra Esperanza.

    EL DISCERNIMIENTO DEL NUEVO COORDINADOR se llevó a efecto posteriormente, al cumplir Carlos Moreno Pezo dos años en el cargo, y al manifestar que deseaba un relevo para no personalizar demasiado la vida de la renovación en la Diócesis,solicitando que su nombre no fuese considerado.En la terna presentada al Obispo, van los nombres de Patricio, Moisés y Luis, tres connotados hombres de Dios, llenos del Espíritu Santo. Cualquiera de ellos será un buen instrumento del Señor.

    Monseñor Felipe Bacarreza, exponiendo sobre Los Sacramentos, en forma clara, sencilla y profunda.
    La Virgen María, Patrona de la Diócesis, reflejada en la imagen, acompaña a la Renovación Carismática y al Obispo. Donde está Jesús, allí está la Madre.....


    Roberto Muñoz, Coordinador Regional de la Zona Centro Sur, el Padre Gustavo Avello, y Fernando Zabala, escuchan atentamente la exposición del Obispo

    Para el recuerdo, una foto con el Obispo y los dirigentes, al término de la jornada de formación.

    Parte de la asamblea de dirigentes escuchan las pautas del discernimiento, expuestas por Roberto Muñoz, Coordinador Regional de la zona Centro Sur.

    sábado, 16 de mayo de 2009

    Pentecostés Personal:El espiritu Santo en el Catecismo de la Iglesia Católica

    ¡¡¡¡¡¡¡¡PENTECOSTÉS PERSONAL!!!!!!
    Abre tu corazón para gozar del Amor de Dios. Él quiere entrar a tu corazón y llenar los vacíos, iluminar lo que está obscuro, fecundar lo que está árido y seco.....¡Cuánto te ama Dios!


    Unidos en comunidad y oración, estamos a la espera de la Fiesta de Pentecostés, en oración, como estaban en aquella primera vez, los Apóstoles, junto a María.

    Cuanto más renunciamos a nosotros mismos,, más obramos según el Espíritu Santo. Ahora que estamos en preparación, junto con la Iglesia, a la venida del Espíritu Santo en Pentecostés, debemos comenzar a morir a nosotros mismos, para que sea el Señor el que Reine, el que actue, el que transmita vida. Nuestro Dios es Amor.Sólo amor,Él Es el Amor. Si queremos recibir el Amor, dejemos las vanidades del mundo, y abramos nuestro corazón para llenarlo del Amor de Dios. Es innecesario vivir una vida vacía de amor, siendo Católico. Abramos nuestro corazón, para recibir a raudales esa Agua Viva.

    Les invito a estudiar en oración lo que nos enseña el Catecismo de la Iglesia católica sobre estas hermosas verdades.

    V El Espíritu y la Iglesia en los últimos tiempos

    Pentecostés

    731 El día de Pentecostés (al término de las siete semanas pascuales), la Pascua de Cristo se consuma con la efusión del Espíritu Santo que se manifiesta, da y comunica como Persona divina: desde su plenitud, Cristo, el Señor (cf. Hch 2, 36), derrama profusamente el Espíritu.

    732 En este día se revela plenamente la Santísima Trinidad. Desde ese día el Reino anunciado por Cristo está abierto a todos los que creen en El: en la humildad de la carne y en la fe, participan ya en la Comunión de la Santísima Trinidad. Con su venida, que no cesa, el Espíritu Santo hace entrar al mundo en los "últimos tiempos", el tiempo de la Iglesia, el Reino ya heredado, pero todavía no consumado:

    Hemos visto la verdadera Luz, hemos recibido el Espíritu celestial, hemos encontrado la verdadera fe: adoramos la Trinidad indivisible porque ella nos ha salvado (Liturgia bizantina, Tropario de Vísperas de Pentecostés; empleado también en las liturgias eucarísticas después de la comunión)

    El Espíritu Santo, El Don de Dios

    733 "Dios es Amor" (1 Jn 4, 8. 16) y el Amor que es el primer don, contiene todos los demás. Este amor "Dios lo ha derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado" (Rm 5, 5).

    734 Puesto que hemos muerto, o al menos, hemos sido heridos por el pecado, el primer efecto del don del Amor es la remisión de nuestros pecados. La Comunión con el Espíritu Santo (2 Co 13, 13) es la que, en la Iglesia, vuelve a dar a los bautizados la semejanza divina perdida por el pecado.

    735 El nos da entonces las "arras" o las "primicias" de nuestra herencia (cf. Rm 8, 23; 2 Co 1, 21): la Vida misma de la Santísima Trinidad que es amar "como él nos ha amado" (cf. 1 Jn 4, 11-12). Este amor (la caridad de 1 Co 13) es el principio de la vida nueva en Cristo, hecha posible porque hemos "recibido una fuerza, la del Espíritu Santo" (Hch 1, 8).

    736 Gracias a este poder del Espíritu Santo los hijos de Dios pueden dar fruto. El que nos ha injertado en la Vid verdadera hará que demos "el fruto del Espíritu que es caridad, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza"(Ga 5, 22-23). "El Espíritu es nuestra Vida": cuanto más renunciamos a nosotros mismos (cf. Mt 16, 24-26), más "obramos también según el Espíritu" (Ga 5, 25):

    Por la comunión con él, el Espíritu Santo nos hace espirituales, nos restablece en el Paraíso, nos lleva al Reino de los cielos y a la adopción filial, nos da la confianza de llamar a Dios Padre y de participar en la gracia de Cristo, de ser llamado hijo de la luz y de tener parte en la gloria eterna (San Basilio, Spir. 15,36).

    ..y no olvides que Jesús te ama sin medida

    viernes, 8 de mayo de 2009

    QUÉ DETALLE, SEÑOR, HAS TENIDO CONMIGO


    Gracias, Jesús, por haberme llamado a servirte en estos años de vida. Ha sido un verdadero gozo ver cómo tantos hermanos y hermanas te han conocido a Ti, y han conocido lo que es el verdadero Amor. Tal como dice la canción que transcribo a continuación, ha sido un verdadero detalle, una finura Tuya, una verdadera Bendición. Y ahora que he cumplido dos años al servicio de la Renovación carismática, te vuelvo a decir: qué detalle, Señor...qué detalle, has tenido conmigo..... y entrego la antorcha encendida, Señor.... ¡Muchas gracias, Jesús!

    Que detalle Señor

    Que detalle, Señor, has tenido conmigo,

    Cuando me llamaste, cuando me elegiste,

    Cuando me dijiste que Tú eras mi amigo;

    Que detalle, Señor, has tenido conmigo.

    Te acercaste a mi puerta, pronunciaste mi nombre,

    Yo temblando te dije; aquí estoy, Señor.

    Tú me hablaste de un Reino, de un tesoro escondido,

    De un mensaje fraterno que encendió mí ilusión.

    Yo dejé casa y pueblo por seguir tu aventura,

    Codo a codo contigo comencé a caminar.

    Han pasado los años, y aunque aprieta el cansancio,

    Paso a paso te sigo, sin mirar hacia atrás.

    Que alegría yo siento cuando digo Tu nombre,

    Que sosiego me inunda cuando oigo Tu voz,

    Que emoción me estremece, cuando escucho en silencio,

    Tu palabra que aviva mi silencio interior.


    Gracias, mi buen Jesús...qué detalle has tenido conmigo

    lunes, 4 de mayo de 2009

    El Papa augura a los Carismáticos una “renovada adhesión a Cristo"


    El Papa Benedicto XVI , que ya siendo Cardenal tuvo elogiosas palabras para la Renovación carismática, ha dado una clara señal de apoyo y esperanza en la labor de la Renovación Carismática. En efecto, éste fin de semana. a la Renovación Italiana, y , a traves de ella a nosotros, nos augura una poderosa efusión del Espíritu Santo....¡ Gracias , Señor, y leamos con devoción el texto:

    El Papa augura a los Carismáticos una “renovada adhesión a Cristo”
    Mensaje a los miembros de la Renovación Carismática Italiana

    RÍMINI, lunes 4 de mayo de 2009 (ZENIT.org).- El Papa hizo llegar a la Renovación Carismática un telegrama en el que augura para este movimiento eclesial "una abundante efusión de los frutos del Paráclito", durante la Reunión nacional celebrada en Rímini (Italia) este fin de semana.

    Se trata del trigésimo segundo encuentro nacional de la Renovación Carismática en Italia, y en él han participado 20.000 miembros, presididos por el responsable de este movimiento, Salvatore Martinez, y con la participación entre otros del presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, cardenal Angelo Bagnasco.

    En su telegrama, firmado por el cardenal Tarcisio Bertone, el Papa augura a la renovación Carismática que este encuentro "suscite una renovada adhesión a Cristo crucificado y Resucitado, una profunda comunión fraterna y un gozoso testimonio evangélico".

    El encuentro, que ha durado tres días, llevaba por lema "Id y proclamad al pueblo estas palabras de vida", y quiere suponer, en palabras de su responsable, Salvatore Martínez, durante la intervención conclusiva, "una renovada invitación a la evangelización".

    "Estamos dispuestos a ofrecer nuestro servicio a Dios -afirmó Martinez- , somos un pueblo que ha encontrado nuevo vigor en el anuncio del Evangelio, en un mundo que necesita una verdadera renovación espiritual".

    "Tenemos el deber de renovarnos siempre - añadió-. La Iglesia está en movimiento, la Renovación es un movimiento y todos somos el movimiento del Espíritu en la historia. Debemos estar 'a favor del viento', porque quien va contra el soplo vital del Espíritu es insensato".

    La Convocatoria fue inaugurada por el cardenal Bagnasco, quien pidió a la Renovación Carismática que !siga siendo fermento y luz en la construcción de la historia y de la sociedad".También estuvo presente el cardenal Claudio Hummes, prefecto de la Congregación para el Clero, que presidió la Eucaristía conclusiva.



    domingo, 3 de mayo de 2009

    SEGUIMOS EVANGELIZANDO: MISA MENSUAL DE LA RENOVACION CARISMATICA EN LOS ANGELES

    Primer Domingo de este mes de Mayo, y Juan Monares, Servidor Diocesano en la música, nos muestra que la música no sólo es arte, sino oración: Máxima concentración y entrega en esta jornada que vivimos el domingo por la tarde, en la Misa Mensual de la Renovación Carismática.
    Seguimos evangelizando, pues allí se aprende a orar, a alabar al Señor, se siente la presencia poderosa del Espíritu Santo, y muchos se integran a esta corriente de Gracia que es la Renovación Carismática.


    Por la tarde, ya el templo a media luz, seguimos alabando, llenos de Fe, de Es`peranza, y de Amor. La Palabra de Dios, abierta, es un Signo evidente de que estamos en la viva presencia de Jesús.

    El templo se llena de alabanzas, y los corazones rebozan de Júbilo: Cristo está presente.

    ¡Ven, Espiritu Santo, llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el Fuego de Tu Amor

    Pon la mano en tu corazón, y di" yo te amo, oh Dios"....El Amor de Dios recorre la vida de cada hermano que entra en comunión con Dios.

    Los testimonios, dan una muestra de que Dios está vivo, y que su amor es para siempre....¡Gracias, Señor!

    Y cuando Cristo llega, todo es alegría, todo es gozo, todo es amor....Viva Jesús!

    Desde Laja, vecina ciudad, llegan las hermanas a vivir un ancuentro con Cristo....y se van llenas de alegría verdadera.
    .::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
    Y el sabado 09 de mayo, tenemos un encuentro de formación para dirigentes con el Obispo de la Diócesis....y por la tarde, a las 20,00 horas, un encuentro musical organizado por el Grupo de Oración del Buen Pastor
    ¡Seguimos evangelizando....!

    viernes, 1 de mayo de 2009

    RICARDO HENRIQUEZ,MISIONERO DE RECAMBIO PARA EL SIGLO 21

    Ricardo Henriquez, en plena predicación
    (1 Timoteo 4:11-16 )
    11Esto manda y enseña.
    12No permitas que nadie menosprecie tu juventud; antes, sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, fe y pureza.
    13Entretanto que llego, ocúpate en la lectura de las Escrituras, la exhortación y la enseñanza.
    14No descuides el don espiritual que está en ti, que te fue conferido por medio de la profecía con la imposición de manos del presbiterio.
    15Reflexiona sobre estas cosas; dedícate a ellas, para que tu aprovechamiento sea evidente a todos.
    16Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza; persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan.
    .........................................................................................................
    En Ricardo Henriquez se confirma la permanencia de la obra del Señor: ¨´El nos mandará nuevos misioneros ungidos, nunca nos desamparará..
    A veces pensamos ¿qué pasará cuando nuestros misioneros envejezcan , de donde van a salir los nuevos misioneros?
    Pero el Señor nos dice" no temas, pequeño rebaño"......
    Invité a Ricardo Henriquez a dar un retiro a la Diócesis de Los Ángeles,apostando a su capacidad, a su respeto a la doctrina de la iglesia, y, por sobre todo, a su juventud...., y vaya que lo hizo bien....muy bien....verdaderamente me alegré de mi entusiasmo por invitarlo, y por su valentía para aceptar mi invitación
    .¡Tenemos que apoyar a los jóvenes, y dar espacio a las nuevas generaciones, sin temor, y sin pensar que nos quitarán "nuestro" espacio".
    Gracias, hermano Ricardo, y sigue perseverando, con valentía, con humildad, y con respeto a los ancianos, como también le ordena San Pablo al joven Timoteo.....

    ¡La mies es mucha, y pocos los obreros...seamos generosos, trabajemos para El Señor, e invitemos a muchos a predicar La Palabra del Señor.!