Agendemos la Misa de Marzo

Agendemos la Misa de Marzo
Como siempre, en la PArroquia San Francusco

domingo, 30 de marzo de 2014

¿Que es la oración en lenguas?


LA ORACIÓN EN LENGUAS

Ceferino SANTOS, S.J.
Aclaraciones necesarias.
Es infrecuente hallar en los diccionarios de espiritualidad o en los tratados sobre la oración y sus métodos una sola palabra acerca de la oración en lenguas. Esto resulta aún más extraño cuando se trata de un modo de oración bíblico y evangélico, que se viene practicando, con interrupciones, desde Moisés hasta nuestros días. Incluso he sabido de prohibiciones a personas concretas para que no oren en lenguas por parte de directores espirituales y autoridades eclesiásticas. San Pablo 'daba gracias a Dios porque oraba en lenguas más que los otros' (1 Co 14,18). Supongo que a San Pablo, que reconoce la autenticidad en la Iglesia de Cristo de la oración en lenguas, inspirada por el Espíritu Santo, no le corregirían la página doctores o teólogos más o menos doctos o indocumentados.


Existen diferentes razones para la oposición y el rechazo en ambientes eclesiales de la oración en lenguas. Recordemos, por ejemplo, la costumbre eclesial de iniciar en la oración a los creyentes por medio de la oración vocal y mental, tan discursiva, tan metódica y racional. Esto descoloca totalmente a los maestros y a los discípulos de oración, que no van a ver con buenos ojos una oración no discursiva, que suena a jerigonza. Pero sucede que esta oración también nos comunica con Dios. San Pablo decía: "El que habla en lengua no habla a los hombres sino a Dios. En efecto, nadie le entiende y dice en espíritu cosas misteriosas" (1 Co 14,2). Algunos pueden pensar desde su racionalismo espiritual, que la oración que no se entiende no es oración. Y esto es falso. Algunas personas, que recitaban hace años el Oficio divino en latín, -lengua que desconocían-, tenían intención de orar y oraban, aunque no entendieran el latín. La oración en lenguas es oración hecha desde el Espíritu con gemidos inenarrables.

A otros la oración en lenguas les parece algo poco serio en personas maduras. Sin embargo, es el propio Espíritu de Dios el que ruega en nosotros, que no sabemos como pedir, con gemidos y súplicas que no se pueden expresar (Rm 8,26). Puede parecer que se trata aquí de un prelenguaje ilógico e infantil, pero si no nos hacemos como niños no entramos en los secretos de Dios y del reino de los cielos (Mt 18,3). La oración en lenguas es la puerta para otros dones del Espíritu. La puerta no es la casa, pero es su entrada normal. Podría resultar peligroso bloquear esta puerta a la oración. Orar en lenguas es un sometimiento y un abandono infantil en las manos del Espíritu para clamar a Dios con los sonidos ininteligibles que él quiera poner en nuestros labios. El olvido del yo y del propio prestigio introduce en una humildad que agrada a Dios.

La oración en lenguas es una respuesta divina al orgullo humano y a las limitaciones del lenguaje oracional corriente. "Como dice Iragui, es un bofetón en la cara del viejo y orgulloso Adán. Pero, ante todo, es la respuesta divina a las limitaciones de la mente y del vocabulario humano". Dios no cabe en nuestras palabras y en nuestras mentes y el Espíritu ora en nosotros con gemidos inenarrables para trascender nuestras limitaciones y barreras. "Se trata en el don de orar en lenguas de una expresión religiosa que traduce lo inefable" de Dios afirma Benigno de JUANES.


Hoy, millones de pentecostales y neopentecostales, oran a Dios en lenguas y miles de católicos les acompañan, movidos por el Espíritu de Dios. De repente, en una oración o un culto, donde todo estaba medido y razonado, llega el Espíritu de un modo nuevo y suprarracional, sin que sepamos de dónde viene y a dónde va, y nos arrastra por caminos de oración con expresiones y sonidos extraños a nuestras costumbres y rutinas institucionalizadas, trascendiendo el pensar racional y las exigencias de la mente psíquica y discursiva. Algunos tropiezan con dificultades en su oración vocal o mental, y se refugian en una oración de simplicidad en lenguas, que no les exige demasiados esfuerzos racionales. A veces en la misma oración de quietud y contemplativa se da una "loquela" interna y aun externa, semejante al rezo en lenguas. Este fenómeno de amplia experiencia espiritual no se debe pasar por alto al exponer los diversos caminos de la oración cristiana.

martes, 25 de marzo de 2014

LA DIÓCESIS DE LOS ANGELES CELEBRA LA FIESTA DEL PERDÓN: LA CONFESIÓN

 
No siempre se encuentran Sacerdotes disponibles para la confesión, dada la escasez de ministros y el exceso de labores.Pero ahora estarán varios Sacerdotes dispuestos a reconciliarte con el Señor. Sólo depende de ti.

 ¡EXCELENTE NOTICIA: PUEDES CONFESARTE!

El día viernes 28 de marzo se realizará una hermosa fiesta del perdón, consistente en promover que los fieles puedan participar del SACRAMENTO DE LA RECONCILIACION.

LA celebración se realizará en la IGLESIA CATEDRAL, DESDE LAS 17,00 HORAS, HASTA LAS 24,00 HORAS, Y MÁS SI ES NECESARIO.

Nos encontraremos con el Señor Jesús y Su Misericordia, a través de sus Ministros del perdón que te esperarán.
Es una hermosa noticia, que no podemos dejar de celebrar  e incentivar a aprovecharla para estar y vivir en Gracia de Dios. 

ADEMÁS, MIENTRAS DURA LA CEREMONIA, SE ESTARÁ VIVIENDO LA ADORACIÓN AL SANTÍSIMO.
Gracias, Señor.




sábado, 22 de marzo de 2014

VIVAMOS EL SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN EN CUARESMA

 
El Padre Gustavo Avello y la Servidora Luz Eliana, poco antes de comenzar la Misa de Enero. Lindos recuerdos y vivencias atesoradas en tantos gozosos años trabajando para la RCC como Evangelizador y difusor de las actividades a través de la Web.

1 Juan 1:9 " Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad."

La Cuaresma es el tiempo propicio para acercarse a Dios, con un corazón  arrepentido y contrito.
El Señor nos perdonará.......... 
No tengamos temor de pedir a Jesús su Perdón. Recordemos tantos episodios en que el Señor mostró su Misericordia, como por ejemplo en la Parábola del Hijo Pródigo.
Amén. 

viernes, 21 de marzo de 2014

QUÉ ES LA RENOVACIÓN CARISMATICA CATÓLICA?








Autor: . | Fuente: www.rccperu.org
 
¿Qué es la Renovación Carismática Católica?

Un movimiento mundial, pero no uniforme, ni unificado. No tiene fundador particular, ni un grupo de fundadores como muchos otros movimientos
¿Qué es la Renovación Carismática Católica?
¿Qué es la Renovación Carismática Católica?

¿Qué es la Renovación Carismática Católica?

La Renovación Carismática Católica (RCC) es una corriente de gracia por medio de la cual el Espíritu de Dios nos lleva a vivir de manera vivencial la realidad del Cuerpo de Cristo.

La Renovación es una conversión y entrega constante a Dios, una docilidad creciente al Espíritu Santo. De allí que para la Iglesia, la Renovación es un Pentecostés actual para renovar la Iglesia de hoy. La RCC, más que ser un movimiento en la Iglesia, es la Iglesia en movimiento.

En ese sentido se expresó el cardenal Leon Joseph Suenens cuando escribió en su Carta Pastoral para Pentecostés de 1973 lo siguiente: “Digamos de una vez que no se trata de un Movimiento nuevo en el sentido usual del término, sino de una corriente de gracias que el Espíritu Santo hace surgir por todas partes. La Renovación Carismática no es un movimiento, sino el moverse del Espíritu Santo”.

Por su parte, monseñor Alfonso Uribe Jaramillo (Colombia), la definió de esta forma:

La RCC es:

- Un mejor conocimiento de la Persona y de la Obra del Espíritu Santo.

- Una experiencia profunda de su presencia en nosotros y de acción en nuestras vidas.
Una entrega sin limitaciones a la conducción del Espíritu Santo y una constante docilidad para seguir sus inspiraciones.

- Es la renovación del amor en todas sus proyecciones (Del libro: “Conozca la Renovación Carismática”).


El padre Benigno Juanes s.j., destacado líder de la RCC de República Dominicana, la define de esta manera: “La Renovación Cristiana en el Espíritu Santo –como también se conoce en algunos países a la RCC– es el redescubrimiento experimental del poder del Espíritu Santo en cada uno y en la Iglesia, y la apertura a su acción, para vivir el Evangelio en plenitud (hasta sus últimas consecuencias), para evangelizar con poder, ser testigos de Cristo resucitado y renovar todas las formas de presencia –y servicio– de Cristo en la Iglesia y en el mundo” (Del libro: “¿Qué es la Renovación Carismática Católica y qué pretende?”).


Fundamentación Teológica de la Renovación

La base teológica de la Renovación Carismática está en el Misterio Trinitario y, particularmente en el conocimiento progresivo de la Persona del Espíritu Santo y en su acción insustituible e ininterrumpida en la Iglesia y en cada uno de nosotros. Pero la Renovación no se centra exclusivamente en el Espíritu Santo, minimizando la acción del Padre y la de Jesús. Muy al contrario, el Espíritu Santo es quien da al cristiano testimonio de Jesús (Jn 15, 26) y quien lo capacita para que sea testigo de su resurrección. Precisamente uno de los frutos de la Renovación es la proclamación alegre que muchos están haciendo de un Jesús vivo, «constituido Señor y Cristo por Dios» (Hch 2, 36) y a quien están sirviendo con gozo pascual.


Comunicamos una Experiencia Fundamental

Debemos conocer también qué es la Renovación Carismática, según los Estatutos del ICCRS, aprobados por S.S. Juan Pablo II. Allí se nos dice que: “La Renovación Carismática Católica es un movimiento mundial, pero no uniforme, ni unificado. No tiene fundador particular, ni un grupo de fundadores como muchos otros movimientos. No tiene lista de miembros participantes.

La Renovación Carismática es la reunión muy diversa de individuos, grupos y actividades, con frecuencia del todo independientes unos de otros, en diferentes grados y modos de desarrollo, con diversos énfasis; y que sin embargo participan de la misma experiencia fundamental y persiguen los mismos objetivos generales”.

Esta experiencia fundamental es la efusión del Espíritu Santo –o bautismo en el Espíritu–, que es una renovación de las gracias recibidas en nuestro bautismo sacramental, y que nos lleva a vivir la vida nueva en el Espíritu.

sábado, 15 de marzo de 2014

PARA VIVIR LA CUARESMA CON FRUTOS



La Cuaresma es un tiempo propicio para acercarse al Señor. Si miramos el texto del encuentro de Jesús con la mujer adultera que llevaban para ser apedreada, podremos sumergirnos en el inmenso Amor Misericordioso del Señor. Jesús la perdona, en oposición a los legalistas pecadores que deseaban condenarla. viene, por supuesto, un camino de conversión para la mujer perdonada. Nosotros no estamos muy distantes de estos personajes. también pecamos y condenamos. Para vivir la cuaresma con frutos, busquemos la conversión, la purificación
, y el Amor Misericordioso del Señor a través de la Confesión.