Agendemos la Misa de Marzo

Agendemos la Misa de Marzo
Como siempre, en la PArroquia San Francusco

sábado, 12 de septiembre de 2009

¿¿Dónde está tu Crucifijo, que no lo veo en tu pecho?

EL CRUCIFIJO COMO TESTIMONIO DE FE

Cada vez más, desaparecen los signos cristianos de los lugares públicos, y también en los hogares. Y los cristianos también comienzan a desecharlos.

Hemos visto que sobre el pecho de muchos, cuelgan crucifijos artísticos, y otros teñidos de paganismo. Cruces , esotéricas,cargadas de supersticiones, que, sin saberlo, nos sumergen en ritos de ocultismo.

¡Todos sabemos cual es el crucifijo Cristiano, Católico, con la imagen de Jesús! Portemos este signo como señal de fe, y como protección contra las acechanzas del enemigo.
La sociedad no puede deslavarse del signo del Evangelio, portado por los hijos de Dios.
Veamos el siguiente artículo:

TARAZONA, sábado, 12 septiembre 2009 (ZENIT.org).- Publicamos el mensaje que ha escrito monseñor Demetrio Fernández, obispo de Tarazona, con el título "El crucifijo".

* * *Cuando se quiere quitar de la plaza pública a Dios, cuando se quiere prescindir de Dios, como si Dios fuera un estorbo, cuando se quiere arrancar del corazón de nuestro niños y jóvenes a Jesucristo, se quita el crucifijo de la escuela, de los hospitales, de todo ámbito de la vida pública.

El 14 de septiembre celebra la Iglesia la fiesta de la santa Cruz. "La señal del cristiano es la santa Cruz, porque en ella murió nuestro Señor Jesucristo para redimir a todos los hombres", dice el catecismo de la Iglesia. La cruz inicia y corona todas las obras cristianas, la cruz corona nuestros templos, preside nuestra mesa de estudio, la llevamos colgada en el pecho. Al entrar en un templo, cuando vemos pasar una imagen sagrada, cuando oramos por un difunto, nos hacemos la señal de la cruz. La cruz es el símbolo del cristianismo, es la señal de cristiano.

Por eso, cuando se quiere quitar de la plaza pública a Dios, cuando se quiere prescindir de Dios, como si Dios fuera un estorbo, cuando se quiere arrancar del corazón de nuestro niños y jóvenes a Jesucristo, se quita el crucifijo de la escuela, de los hospitales, de todo ámbito de la vida pública.

Quienes pretenden quitar el crucifijo argumentan con razones de laicidad. Dicen que si el espacio público es de todos, Dios no debe aparecer por ningún lado, porque en la vida pública en la que hoy nos encontramos hay creyentes y no creyentes, hay cristianos y musulmanes, hay creencias e increencias de todo tipo. Sin embargo, esa laicidad, que tiene que suprimir a Dios para afirmarse a sí misma, es una laicidad sin futuro, es una laicidad que no hace bien al hombre. Es una laicidad que tiene que arrasar toda una historia, unas costumbres, una cultura, que es cristiana en sus raíces y en sus expresiones.

Que el Estado es laico quiere decir que oficialmente no confiesa ninguna religión, pero al mismo tiempo favorece la religión de sus ciudadanos, porque considera la religión como un bien para el hombre, para los ciudadanos a los que sirve. Pero cuando suprime todo signo religioso, adopta una postura directa de ataque a lo religioso, que contradice la sana laicidad. Un Estado verdaderamente laico respeta las creencias y convicciones de sus ciudadanos, las favorece y las apoya siempre, porque la religión es una dimensión fundamental de la persona. Cuando, por el contrario, ataca las convicciones religiosas de sus ciudadanos (sean los que sean), deja de ser un Estado laico para convertirse en un Estado confesionalmente ateo. Porque sólo a los ateos les molesta Dios y los signos religiosos

En España, nos encontramos con una situación de verdadera persecución religiosa solapada, con este y con otros muchos hechos concretos. Es una persecución que recorta la libertad religiosa, particularmente la libertad de los católicos, porque a otras religiones quizá no se atrevan a perseguirlas por lo que pueda pasar. Se está gestando la nueva ley de libertad religiosa. A ver por dónde sale, pero, con estos preámbulos, nos tememos lo peor, sobre todo en el ámbito de la objeción de conciencia.

Curiosamente, en estas circunstancias, aparecen testimonios muy elocuentes de católicos coherentes, que respetando todas las leyes, plantan cara a esta persecución solapada, y tienen una eficacia insospechada. Ha sido la postura del alcalde de Baena, que se ha negado a retirar el crucifijo del ayuntamiento que preside, y es la postura de tantas personas que no esconden ni disimulan su condición de católicos convencidos. Es momento de dar la cara. Quizá necesitamos que nos pinchen para reaccionar positivamente. Toma un crucifijo en tus manos, cuélgalo en tu pecho, llévalo siempre contigo. La señal del cristiano es la santa Cruz. Teniendo a Jesucristo, lo tienes todo. No te avergüences nunca de ser discípulo suyo. Con su ayuda y su evangelio, y sólo así, podrás mejorarte a ti mismo y podrás construir un mundo mejor.


1 comentario:

  1. ES ASÍ COMO ESTE SABADO TUVE UNOS AMIGOS DE MI ESPOSO,QUE REPENTINAMENTE COMIENZAN A HABLAR DE DIOS, PERO SU DIOS POR QUE NO RECONOCIAN A DIOS ,NUESTRO DIOS COMO CREADOR,PERO SI AGRADECIAN A LA VIDA,AL SER,LAS BENDICIONES,...DOY GRACIAS A DIOS QUE COMO MATRIMONIO EN POCAS COSAS COINCIDIMOS PERO ESA noche ambos confirmamos nuestra fe,y reconocimos a Dios como creador diciéndoles de donde veniamos y que nuestra sagrada escritura era de las manos de lOS apóstoles pero inspirados por el Espiritu santo y Asi,,,fue largo el tema ya que ellos llevan una vida hablando de que creen en un DiOS, pero no es el Mio que se hace pequeño en su grandeza al estar en mi eucaristia.BENDICIONES A TODOS.

    ResponderEliminar